El Hammerstein Ballroom –un teatro de ópera de inicios del siglo XX en el corazón de Manhattan– fue adaptado para la ocasión. La decoración art decó del interior fue cubierta por minimalismo en blanco y negro y enormes pantallas LED.

Sobre cada uno de los asientos –desde los palcos hasta la galería del tercer piso– un juego de lentes de realidad virtual daba la bienvenida a los asistentes, unas dos mil personas de diferentes países convocadas para la presentación del Samsung Galaxy Note 7, el gran evento tech del año. 

Muchas de ellas aplaudirán a rabiar y otras hasta aullarán en pocos minutos, al irse anunciando las características del nuevo dispositivo, mientras con desespero grabarán videos, compartirán fotos, enviarán mensajes de texto y estarán conectados con el mundo. Bienvenidos al futuro.

El futuro lo empieza a presentar DJ Koh, presidente de Comunicaciones Móviles de Samsung, que se pasea por el escenario, convertido en una inmensa pantalla de smartphone.

“El Galaxy Note 7 combina productividad y entretenimiento con los más altos estándares de seguridad. Es el dispositivo ideal para aquellos que quieren lograr más en la vida”, casi predica para la feligresía tecnológica. “La vida se mueve más rápido que nunca. Por eso, hemos creado el Note 7, para ayudar a que los usuarios hagan las cosas más fácilmente en cualquier lugar, a cualquier hora”.

¿Y cómo lo hace? El propio DJ Koh, luego Justin Denison, vicepresidente de Estrategia y Marketing de Samsung, y Suzanne de Silva, directora de Planeamiento de Productos, lo irán revelando.

Para empezar, la productividad. El S Pen del Note 7 es una pieza clave: sirve para escribir, dibujar, pintar, mezclar colores, crear y compartir animaciones GIF con muy buena definición (su punta ahora tiene menos de 0,7 mm). Hasta sirve para traducir un texto a otro idioma simplemente colocando el S Pen sobre cada palabra, mientras la nueva App Samsung Notes permite ordenar mucho mejor las notas escritas rápidamente a mano sobre la pantalla, aun si está mojada –¡incluso debajo del agua!– para organizar nuestra agenda.

Pasando al entretenimiento, la pantalla es Super AMOLED QHD, curvada y más resistente a los impactos. Transmite en video HDR cine. Si se usa con el nuevo Gear VR (lentes de realidad virtual operados por Oculus), o la nueva cámara fotográfica Gear 360 de alta resolución, la experiencia es considerada “ultrainmersiva”, en 360 grados, sea en videojuegos –el Note 7 trae su paquete de juegos disponible a través de Google Play–, o en las imágenes que uno mismo graba y comparte.

En cuanto a la seguridad de la información que se guarda en el celular, el Note 7 incluye escáner de huellas digitales y lector de iris, que identifica 266 rasgos dentro del ojo del usuario. Además, ofrece una Carpeta Segura con una capa adicional de autenticación para las informaciones o pagos que se quieran mantener en privado, absolutamente.

La apretadísima síntesis de las características del Galaxy Note 7 no le hace justicia a este dispositivo. Hay que probarlo. Por eso, al final de la presentación, el escenario del Hammerstein Ballroom se convierte en un laboratorio al que bajan los asistentes para entrar en contacto con la nueva maravilla.

Hay decenas de Note 7 para usar sus S Pen, sumergirlos en el agua, activar sus dispositivos de seguridad, entregarse a la realidad virtual… El futuro está aquí, en la palma de la mano.

Sus características

•    Dimensiones: 153,5 x 73,9 x 7,9 mm. 169 gramos de peso.

•    Pantalla: HD Dual Edge Super AMOLED 5,7 pulgadas.

•    Memoria: 4GB RAM     (LPDDR4), 64GB (UFS 2.0).

•    Cámara: Trasera: Doble Pixel 12MP OIS (F1.7), Delantera: 5MP (F1.7).

•    Batería: 3.500 mAh, carga rápida en redes por cable e inalámbrica, esta última compatible con WPC y PMA.