¿Eres de las personas que se han preguntado en algún momento qué es la felicidad? A ciencia cierta no existe una fórmula para ser feliz, pero está científicamente comprobado que realizando ciertas actividades en tu día a día puedes acercarte más a disfrutar ese anhelado tesoro.

El primer aliado que tienes para ser feliz es tu cuerpo, el cual produce sustancias cuya función principal es producirte bienestar: las endorfinas y la serotonina. Las endorfinas tienen efectos analgésicos y producen sensación de bienestar y la serotonina juega un papel importante en la inhibicion de sensaciones como la ira, el dolor, la ansiedad y el miedo.

Se ha comprobado que diversas actividades cotidianas pueden contribuir a liberar TapiaHestas hormonas, consideradas como las responsables de producir una sensación de alegría y bienestar. Con realizarlas de manera frecuente sumas momentos de felicidad a tu vida. Toma nota.

• Piensa positivo. Cuando sientas que las tensiones del día a día te están agobiando de manera tal que no te sientas en paz, detente un par de minutos, respira profundo y relájate. Piensa o visualiza situaciones placenteras como paisajes, éxitos personales, hechos que te causan bienestar y satisfacción.

Esto te ayudará a recargar energía y en ocasiones hasta sacar una carcajada.

• Haz ejercicio. Está comprobado que practicar deportes o hacer ejercicios con regularidad ayuda a liberar endorfinas.

Organiza tu agenda de manera tal que puedas disponer del tiempo necesario durante la semana para hacer las actividades físicas de tu preferencia, ya sea correr, caminar al aire libre, hacer aeróbicos, montar bicicleta, ir al gimnasio, entre otras.

• Ponle música a tu día. ¿Haz escuchado la frase de que cantando las penas se van volando? Pues es cierto. Bailar, escuchar música y cantar son algunas de las actividades que te ayudan a experimentar una sensación de bienestar.

• Saca tu niño interno. No cabe duda que una de las etapas más hermosas de la vida es la infancia. Es muy difícil ver a un niño que no esté contento. Por lo general, los niños siempre están inmersos en sus juegos y se divierten con cualquier detalle que les permita poner a volar su creatividad e imaginación.

Una de las cosas más gratificantes y divertidas que existen es poder jugar con tus hijos o sobrinos. Esos pequeños adorables te hacen abrir tu mente para ver las cosas desde su perspectiva, a la vez que también recuerdas cuando tenías su edad.

Hacer una pijamada, jugar a la guerra de almohadas, cualquier actividad o juego que puedas disfrutar con los pequeños de la casa, sin lugar a dudas te sacará las sonrisas más memorables.

• Proponte metas. La satisfacción del deber cumplido, es una de las cosas que más feliz puede hacerte. Trazarte metas a corto, mediano y largo plazo, te ayudará a mantenerte en acción para lograr tus objetivos.

También te harán soñar con ese momento en el que verás materializado aquello que te has propuesto, lo cual te dará esa cuota extra de felicidad que necesitas cada día.

• Disfruta con tu pareja. Para liberar endorfinas y serotoninas, no hay nada como una buena dosis de romance.

Entre los mejores momentos que puedes tener en el día, están aquellos que compartes con esa persona amada. Entonces evita las peleas y dedica más tiempo en hacer aquellas cosas que ambos disfrutan compartir juntos como una velada romántica, ir al cine o salir a cenar.

• Comparte con tus seres queridos. Pasa tiempo de calidad con tu familia y amigos. A veces puede ser complicado, con tanto ajetreo, tener tiempo libre para compartir, pero es importante que los momentos que pases con esas personas queridas sean lo más especiales posibles.

Las pequeñas cosas como hacer bromas, salir con tus amigos, reírte con las ocurrencias de tus familiares, salir a pasear o irse de viaje tendrán ese efecto liberador que necesitas para botar el estrés y sentirte bien.