El pasado fin de semana, se reportó la muerte de un joven de 18 años de edad quien fue asesinado a tiros en Londres, Ontario, después de enfrentarse a tres sujetos que tenían su teléfono, de acuerdo con lo informado por la "CBCNews".

Jeremy Cook perdió su teléfono en un taxi, pero mantuvo el seguimiento de su localización mediante un sistema de GPS. Acompañado por otra persona, se acercó a un automóvil estacionado donde se señalaba que estaba el "smartphone". El auto intentó huir y Cook agarró la manija de la puerta, después recibió varios impactos de bala.

El coche fue encontrado más tarde por la policía abandonado. El teléfono del adolescente inglés también fue descubierto cerca. La policía informó que Jeremy no tenía ningún antecedente penal y que por el momento los responsables se encuentran libres.

Ante el suceso, las autoridades han decidido recomendar que si se encuentran en una situación potencialmente peligrosa no usen este tipo de herramientas, sino que llamen y pidan su ayuda: "La aplicación no es lo que hace un escenario peligroso, es la gente que interactúa. Nuestro consejo es que si existe algún indicio de violencia o violencia potencial, sólo nos hagan una llamada y vamos a asistir", dijo Ken Steeves de la policía de Londres para "CTVNews".

Kasia Szymanski, amiga del fallecido dijo para un medio televisivo local que la muerte de Cook era "absurda y cruel, y ¿por qué? ¿por un teléfono?".

En la galería de fotos verán otros casos donde un móvil desató una tragedia. Para leer la información desde un "smartphone" o "tablet", seleccionen “ampliar galería” y después “mostrar texto”.