Rafael Rivero, oriundo de la ciudad de Santiago de los caballeros, es un diseñador autodidacta creativo y tenaz, que en 2002 empezó a crear joyas, convencido de que su verdadera pasión era la moda.

Tiene una trayectoria llena de éxitos y es reconocido casi por todo el mundo. Ha presentado varios eventos benéficos, desfiles nacionales e interna¬cionales en ciudades como Estados Unidos, Canadá, Bra¬sil, Japón, Bolivia, Colombia, Ecuador y Puerto Rico.

Olivero sigue creciendo… Recientemente escaló un peldaño más en el mundo de la moda con su participación en la primera Feria de Eventos presentada en el país. El diseñador dio apertura con su desfile de moda, el pasado martes 24 mayo, a la gran feria Expo Eventos Camp David, una muestra orientada a los directivos que se dedican a las empresas de diseño y organización de todo tipo de eventos corporativos, asambleas y ce¬lebraciones.

MetroRD conversó con él para descubrir en qué se ins¬pira a la hora de crear una colección y qué opinión merece la moda de República Dominicana, a lo que el diseñador respondió: “Mi pasión por la moda es algo con lo que nací. Siempre digo que lo herede de mi madre, pues ella era una mujer muy creativa, amante de las manualidades.

Siempre me ha encantado la moda y todos sus campos. Es la expresión de los sentimientos, la forma de tallar en esas prendas lo que sientes, piensas, deseas. En una palabra es el desahogo.

¿Cómo surgieron las opor¬tunidades de participación en los eventos de benéficos y desfiles nacionales e internacionales?

Las oportunidades me las brindó mi trayectoria y participación en Dominicana Moda. Esto me dio visibilidad, no solo nacional sino también internacional. Estas experiencias me han servido para crecer como persona, pero sobre todo para conocer cómo es el ámbito de la moda en otros países y ciudades.

¿En qué te inspiras a la hora de diseñar?

Siempre me ha gustado inspirarme en conceptos en vez de en cosas concretas. Al diseñar pienso en esa mujer femenina, de silueta suelta, con fluidez propia. Me gusta transmitir sensaciones, narrar historias, de manera que los consumidores puedan tener su propia visión de la colección.

Por ejemplo, para la colección “Expreso de Oriente”, me inspiré en una de mis escritoras favoritas. Cuenta las fases de una novela desde mi punto de vista artístico. Por eso las texturas y los colores eran claves para poder expresar bien esos estados.

¿A qué diseñador admiras?

Soy muy Dolce & Gabbana, Oscar de la Renta... Y del país me gusta mucho la costura de Leonel Lirio, creo que es un verdadero pionero porque a pesar de lo difícil que es el mercado en el país ha sabido sobrevivir en el mundo de la moda.

¿A qué famosa o famoso te gustaría vestir?

Prefiero vestir a una mujer que disfrute el buen vestir, no a una famosa que haya que satisfacerle su gusto.

¿Qué prendas no faltan en tu armario?

El vestido de los tres hoyos, un vestido negro que se presta para toda ocasión. Es la pieza más funcional.

¿Qué prenda consideras in¬dispensable para esta temporada?

Lo esencial son las piezas creadas a mano, lo trivial. Las prendas creadas con hilos naturales y fibras son las que indican que se está a la vanguardia.

¿Qué opinión te merece la moda de República Dominicana?

Es una industria que está creciendo contra la corriente, porque no tiene una cultura de consumir lo que creamos; se usa mucho el extranjerismo, y aun así, estamos viendo buenos resultados en cuanto a crecimiento en el mercado se refiere.

Finalmente, Rafael Rivero dejó por escrito que su gran sueño es poder tener una gran casa de modas.