En el mundo de la gastronomía dominicana, Ana Lebrón es un nombre de referencia. Con 25 años de experiencia culinaria, numerosos reconocimientos internacionales y el prestigio de una trayectoria intachable con su empresa de cáterin Ana Lebrón Línea Gourmet, Ana es la mezcla perfecta entre cocinera tradicional y chef de vanguardia.

Autoproclamada amante del arroz, no es sorpresa que desde hace más de una década sea la chef oficial de Arroz La Garza, y la persona clave para hablar con Metro de este alimento tan apreciado en las despensas dominicanas.

¿Cómo es Ana Lebrón en la cocina?

Soy una mezcla entre tradicional y vanguardista. Me gustan todos los métodos de cocción ancestrales, el tipo de cocina de las abuelas, donde a todo se le da su tiempo, pero me encanta combinar eso con los elementos de vanguardia.
 
Ha trabajado en restaurantes, hoteles, cáterin, capacitación. ¿Cuál es la faceta que más disfruta de su profesión?

Cocinar es una gran pasión para mí y todo lo que tenga que ver con cocina me gusta. Pero en este momento de mi vida, a pesar de ser todavía joven, me interesa mucho el paso de mi cocina a otras generaciones. Me interesa mucho la instrucción.

A medida que pasa el tiempo he entendido que todas las experiencias y conocimientos que he adquirido con los años y que me ha costado tanto acumular, puedo compartirla con nuevos chefs para que les cueste menos.

El  estudiante o chef junior con la pasión y entendimiento del compromiso y el sacrificio que necesita esta profesión, es el que me mueve.

¿Cuáles son los ingredientes que no deben faltar en cocinero?

El cocinero debe tener la pasión y el amor por la cocina. Eso es una gran parte del éxito porque es lo que lo ayudará a ser disciplinado, a entender que las cosas no pasan de la noche a la mañana, a entregarse en cada plato.

Le ayuda a darse cuenta que el hecho de que un producto simple, como una tayota o una papa, se convierta en algo excepcional en sus manos, dependerá de la energía, la dedicación y el amor que ponga a la hora de prepararlo.

Aunque el gusto puede educarse, hay un don con el que se nace, una sensibilidad en el paladar que hace la diferencia.

El arroz es uno de los ingredientes más importantes de la dieta dominicana. ¿Dónde considera usted que radica su encanto?

¡En que es una maravilla! Crece fácil, es versátil, nutritivo, es un cereal noble, te permite preparar todo tipo de platos: croquetas, arroz con leche, paella… Realmente tiene una gran importancia para nuestras cocinas, sobre todo hoy, cuando estamos hablando tanto de alimentación sostenible. El arroz es considerado este tipo de alimento que son los alimentos del futuro.

A pesar de sus propiedades, el arroz resulta intimidante para quienes quieren conservar la línea.

Eso de que el arroz engorda no es verdad. Es muy común que se incluya arroz integral en dietas de desintoxicación, porque ayuda a la limpieza del colon, por lo que te sientes menos inflada.

El arroz integral, además, promueve la digestión, contiene complejo B, que ayuda al sistema nervioso.

Con el arroz de grano largo, no integral, lo importante es manejar las porciones, cocinarlo sin mucha grasa, y combinarlo adecuadamente. Un arroz blanco con ensalada es un plato perfecto que no te va a engordar.
 
¿Cuál es su plato favorito a base de arroz?

A mí me encanta el arroz, así que son varios. Me gusta el arroz con leche, el tradicional, con su cascarita de limón y su canela. Pero también imagínate un arroz con leche con macadamia y chocolate blanco, por hablarte de innovación. ¡Es excelente!

También me gustan todos los moros, soy loca con el moro de guandules con coco.  Un pastelón de arroz relleno de guinea guisada o cangrejo es increíble.

Actualmente promuevo mucho el uso de arroz integral, y un arroz con leche con arroz integral es maravilloso, porque tiene un saborcito a afrecho, un ahumadito que es buenísimo.