Después de tres meses que Google inició una investigación rutinaria por parte del equipo Project Zero –hackers a la orden de esta compañía– en la que buscaban bugs (fallas en la programación o el diseño del software) del Galaxy S6 Edge de Samsung.

El resultado reveló 11 errores de seguridad en la capa de personalización del fabricante. Una de estos se encontró en correo electrónico. Otros fallos permiten alterar la configuración de la aplicación de visión de fotos mediante el envío de una imagen especialmente codificada.

Sin embargo, lo preocupante es la posibilidad de realizar un una directory traversalexploración de una vulnerabilidad informática que permite acceder a cualquier tipo de directorio superior sin ningún control–, con la que se puede ordenar a la aplicación a acceder a un archivo al que no debería poder acceder o no debería ser accesible.

Steven Murdoch, investigador de seguridad en el University College de Londres, dijo sobre el tema que esta falla "con el tiempo podría permitir a alguien hacerse con el control de todo el teléfono".

Ante esto, la compañía surcoreana reaccionó y dio respuesta a los problemas más graves: "Es prometedor que las cuestiones de mayor gravedad fueron resueltas y actualizadas en el dispositivo en un plazo razonable", añadió Murdoch.

En la galería de fotos encontrarán carcasas especiales para este modelo de Samsung.