Una treintena de clubes amateur en Holanda han suspendido sus partidos. El gobierno de este país ordenó investigar los riesgos que el pasto artificial, ya que se piensa que puede liberar sustancias cancerígenas.