El Banco de Reservas presentó su nueva imagen durante un acto multitudinario en el puerto de Sans Soucí, donde colaboradores de todo el país, empresarios, ministros e invitados especiales fueron testigos del rediseño de la marca que destaca los colores de nuestra tierra y mantiene el concepto de la fe como principal eje comunicacional de la institución.

La nueva identidad apuesta a un futuro optimista y esperanzador, a partir del rediseño de su marca, bajo los criterios de modernidad, innovación, dinamismo y frescura, a través de los cuales incorpora el concepto «somos color en movimiento».