Su agua es eminentemente refrescante y su pulpa toda una delicia. Es una fruta muy nutritiva que por lo general es consumida en lugares tropicales.

El coco, por sus grandes beneficios,  se convierte en un gran aliado en la cocina y en las rutinas faciales y capilares.

Por eso se ha convertido en uno de los extractos oleosos más aclamados. Investigaciones revelan que su aceite es rico en grasas saturadas, sin embargo,  hay que tener precaución para no consumirlo en exceso. Los portales www.imujer.com, www.mejorconsalud.com y @solococord han profundizado acerca de los beneficios que aporta el coco a tu cuerpo. He aquí algunos de ellos.
 
El aceite de coco en la cocina

Este aceite tiene la propiedad de no oxidarse ni volverse tóxico, como otros, al ser cocinado a altas temperaturas, además mantiene sus beneficios a pesar del calor. Por ello es la opción ideal para cocinar, además permite dar un toque de sabor distinto a los platos.

Acelera el metabolismo

Este maravilloso aceite natural actúa desde su misma estructura molecular. Posee triglicéridos de la cadena media o MCT, los cuales son mucho más cortos y solubles en el agua. Estos triglicéridos pueden acelerar el metabolismo, ya que son fácilmente digeridos y convertidos en energía.

Fortalece el sistema inmunológico

El conjunto de las sales minerales que contiene el coco –potasio, fosforo, hierro y calcio– ayuda a tener mayor eficacia para combatir los elementos dañinos que entran al cuerpo.

Combate el estreñimiento

Puede prevenir y aliviar el estreñimiento. Es un aceite fibroso que acelera el metabolismo, limpiando así el cuerpo del exceso de residuos. Agrega aceite de coco a  la rutina diaria  y podrás aliviar el estreñimiento.

Aceite de coco para la cara

Los ácidos grasos esenciales y las vitaminas son muy beneficiosos para el rostro. Muchas personas quieren restaurar la hidratación del cutis, pues el aceite de coco puede ser su solución. Pueden usarlo de varias maneras, solo o junto al cosmético habitual para combinar propiedades. También lo puedes emplear junto a una leche limpiadora o un exfoliante facial.

Reduce las arrugas  

Existen muchas formas de reducir las arrugas, sin embargo, con el aceite de coco podrías llegar a eliminarlas por completo. Si masajeas el área de las arrugas con aceite de coco aumenta la producción de colágeno, lo que estimula su regeneración de la cara. El colágeno es una proteína fibrosa que conecta los tejidos, lo que reduce eficazmente las arrugas que se encuentran en el área cerca de la boca. Su efecto hidrante mantiene limpia e hidratada la piel.

Regula la presión sanguínea

Sus grasas saturadas aportan una reserva de energía de calidad para el cuerpo. Estas se encuentran en la pulpa y en la leche de coco.

Nutre huesos, uñas y dientes

Funciona como remineralizante por su alto contenido de sales minerales, por lo que se recomienda para los niños en crecimiento, a madres que amamantan o a mujeres embarazadas.

Ayuda a la vista

De igual manera, en el agua de coco está presente la vitamina A, la cual es necesaria para las funciones de la vista, por lo que consumir esta bebida te ayudará a mantenerla sana.

Enjuague bucal

Promueve la salud bucal, además de ser un excelente blanqueador de los dientes.

Hidrata los labios

Si sufres de labios agrietados y resecos, no dudes en aplicarla: es muy hidratante. Lo puedes aplicar dos o tres veces al día.

Elimina el maquillaje

La piel del rostro es muy sensible a los químicos y requiere de cuidados especiales. Esta es una opción natural, excelente para remover el maquillaje y limpiar profundamente la piel. El aceite de coco facilita la eliminación de la máscara en los ojos y otros productos que suelen ser difíciles de desaparecer.

Previene y atenúa estrías

Humecta profundamente la piel y estimula su regeneración favoreciendo la disminución de estrías y también su prevención.
 
Disminuye cicatrices

Si se aplica con frecuencia sobre las cicatrices se pueden disminuir notablemente.

Sella las puntas del cabello y les da brillo

El aceite de coco es la solución para el cuidado del cabello seco. Si la punta del pelo está quebradiza, sin brillo ni grasa, no te preocupes más. El aceite de coco es un remedio muy efectivo para tratar este mal. Puede ser utilizado como un hidratante natural para el cabello y el cuero cabelludo, de manera que sirve para combatir la caspa, y también lo hace crecer.

Ideal para rasurar

Usa aceite de coco en vez de jabón o crema de rasurar las piernas y axilas. Este dejará tu piel brillante, humectada y, además, evitará que los vellos se encarnen. El aceite de coco también es antibacterial, de manera que si llegas a cortarte durante la rasurada, evitará que se te infecte la herida y la piel.