Recomendación. El mezclador exhortó tomar el whisky acompañado de chocolate: según él, estos dos juntos son la pareja perfecta. También se puede maridar con mariscos, frutas, frutos secos y jengibre.
 

Recomendación. El mezclador exhortó tomar el whisky acompañado de chocolate: según él, estos dos juntos son la pareja perfecta. También se puede maridar con mariscos, frutas, frutos secos y jengibre.  

El whisky  es una de las bebidas más espirituosas del mundo. Las múltiples variantes de grano, levadura y agua de destilerías escocesas producen una gama de sabores característicos.

Diageo introdujo como novedad al mercado dominicano de la mano del escocés mezclador Keith Law, el whisky Buchanan´s Master, una vigorosa mezcla elaborada con una selección de whiskys originarios de las regiones más emblemáticas de Escocia, dando como resultado un whisky de sabor fresco y distintivo con una poderosa combinación de aromas.

El maestro mezclador de Buchanan´s, en una entrevista con MetroRD, habló del proceso de elaboración y la esencia de este whisky. Law,  desde su incorporación a Diageo, se ha concentrado en el análisis sensorial, que le permite desarrollar una mejor aproximación en la creación del sabor de cada mezcla y una profunda comprensión sobre los efectos del roble en la maduración del whisky, así como en la estructura y la fisiología de las barricas de madera, un arte que requiere gran talento y pasión por el mundo del whisky.

Keith Law explicó que un buen blend resulta de una buena mezcla de whisky, de malta y de grano, con muchos sabores, y aunque las maltas tienden a ser más fuertes, hay que agregarlas para dar sabor y poder crear un estilo único. El Buchanan es singular, fresco, es una exquisitez con su poco de chispa.

Para el maestro mezclador el Buchanan Master es una bebida sumamente maravillosa, es la perfecta combinación entre esa suavidad y dulzura que caracteriza todas las bebidas Buchanan’s De Luxe finamente mezclado con la complejidad y riqueza aromática del Buchanan’s Special Reserve.

Explicó que las particularidades de un buen whisky dependen de una elección personal. No es algo que se pueda leer en un empaque. Por ejemplo: “Los nuestros son muy robustos, y algunos lo identificarían porque tienen sabores muy concentrados, y eso es un buen whisky para ellos. Sin embargo para mí un buen whisky es uno que sea suave, me gustan frescos con un aroma ahumado”.


El whisky es una bebida que se toma dependiendo el tipo de persona y del género, pero como el Buchanans Master no es muy fuerte, se puede disfrutar a la roca o con un poco de agua con gas. El servido perfecto de Buchanan’s Master se hace vertiendo una buena medida sobre hielo.

Al enfriarse, el whisky se torna más espeso, viscoso, y cuando lo olemos nos damos cuenta de cómo el frío cierra los aromas y nos impide percibir los matices que esperaríamos sentir. Por el contrario, cuanto lo probamos tomando un pequeño sorbo, lo primero que sentimos es su tersa dulzura, y a medida que se calienta en la boca, comenzamos a sentir los demás aromas: notas de verdor fresco y malta, notas sutiles de chocolate, incluso un sutil matiz lejano de cítricos, añadió.

El experto explicó que algunos whiskys tienen un sabor muy puro, que habla de la barrica de donde vienen, tienen mucho sabor a jerez, o sabor a roble blanco americano. Como blender, el tener buen conocimiento de los sabores permite unirlos de forma que se pueda crear un equilibrio armonioso de destilados y frutas frescas. En  algunos más robustos, como el Bourbon, puedes aprecias sabores más ricos como a vainilla y la dulzura de la melcocha.

Según  Keith, en el  mundo del Master Blender  se tiene un papel sumamente importante, de manera que este debe tener conocimientos del sabor del whiskey, entender los sabores que hacen una buena mezcla y también cuáles otros puedes incorporar, porque muchos de los whiskys que usan los mezcladores tienen características únicas de su destilería y de una u otra forma hablan de ella, son ahumados, muy frescos o afrutados.