Se recomienda

• No medicar sin autorización médica.

• Lactar al bebé, porque así se refuerza el sistema inmunológico.

• Vacunarlo.

• Hidratarlo siempre

El virus sincitial respiratorio es una afección frecuente y de cuidado en pediatría. Puede provocar obstrucción del paso aéreo en vías respiratorias pequeñas e inferiores.

Sus síntomas son leves y muy similares a los de un resfriado. Estos se presentan en igual proporción en los niños, adultos y ancianos.

Esta afección respiratoria puede causar graves problemas en los bebés, especialmente en aquellos con cardiopatías congénitas y los recién nacidos prematuros.

La neonatóloga Taina Malena Germosén explicó durante un conversatorio con MetroRD cómo casi todos los bebés sufren los efectos del virus.

“Por lo general este virus suele afectar en mayor proporción a los recién nacidos con cardiopatía congénita y recién nacidos prematuros. Está científicamente comprobado que un 95 % de los niños antes de los dos años han presentado anomalías respiratorias debido a este virus”, explicó la doctora Germosén.

¿Cuáles son los síntomas del virus?

Se puede identificar por varios síntomas y los más frecuentes son fiebre, secreción nasal, congestión nasal, tos fuerte y frecuente y dificultades para respirar, que pueden ir acompañadas por una fuerte crisis de sibilancia.

¿Cómo se transmite el virus?

El virus respiratorio sincitial se transmite fácilmente de una persona a otra. Puede adquirirse por contacto directo con alguien que lo tiene o por tocar objetos infectados, como juguetes o superficies con frecuente contacto humano, como los mostradores y pasamanos. También por tos y estornudos. El lavado frecuente de manos y no compartir utensilios para comer o beber son formas simples de prevenir que se propague el virus. En la actualidad, no existe una vacuna contra el virus respiratorio sincitial.

Sus consecuencias

En los recién nacidos prematuros y en los pacientes cardiópatas puede evolucionar un cuadro respiratorio importante que en muchas ocasiones puede ameritar hospitalizaciones y que pone en peligro la vida de estos pacientes, de igual forma pueden llegar a padecer un cuadro de bronquiolitis. Y los niños que presentan episodios recurrentes respiratorios con sibilancia pueden cursar un cuadro recurrente de asma hasta los dos años.
 
¿Qué tratamiento usar para el virus?

No hay tratamientos específicos. Es importante hidratar con mucho líquido al bebé para así prevenir la deshidratación. De ser necesario, también puede darle analgésicos (aunque no aspirina) para la fiebre y el dolor de cabeza.

Factores de riesgo más comunes

Los factores de riesgo más importantes se presentan en los prematuros y los que tienen cardiopatías congénitas.

Y más en los recién nacidos prematuros porque en su condición, presentan un sistema inmunológico inmaduro no desarrollado, lo cual los va a predisponer a hacer un mayor número de infecciones con un mayor número de complicaciones.

El exponerlos al contacto con adultos y otros niños los hace más víctimas; por ejemplo, la  asistencia a la guardería, porque en estos lugares suele haber brotes frecuentes de virus. También afecta la exposición al tabaquismo pasivo y la lactancia artificial. Y aquí hay que resaltar que es importante la lactancia porque con esta creamos anticuerpo en los recién nacidos que van a protegerlos de estas infecciones virales.

¿Cómo tratarlo?

En sentido general hay que tomar estrictas medidas de higiene, donde el lavado de mano es el factor más importante. Para el uso de medicamentos recomendamos acudir al pediatra y que este sea quien le indique qué usar.

¿Varían los síntomas por las edades de los pacientes?  

Los síntomas son los mismos, pero esto va a depender del sistema inmunológico del paciente y de la presencia de los factores riesgos agregados, y estos serán los que determinarán o condicionarán  que el virus se presente de una forma leve o más fuerte.

¿Es cierto que aumenta el riesgo de asma en los pacientes afectados por el virus?

Sí. Estos niños pueden hacer lo que llamamos bronquiolitis, que son los cuadros obstructivos en las vías respiratorias inferiores por secreciones que genera un cuadro de dificultad para respirar en los niños; entonces, cuando el niño presenta cuadros recurrentes de infecciones por el virus sincitial respiratorio, sí aumenta la posibilidad de que el niño haga crisis de sibilancia entre los dos y cuatro años de edad.

¿El virus deja secuelas?

Este virus no dejará secuelas, siempre que se atienda a tiempo.

¿Puede repetir?

Sí. Cabe destacar que este virus se presenta en los períodos estacionales, en invierno. Y en nuestro país comienza en otoño y se puede prolongar hasta abril y mayo.

De manera que lo ideal sería que los pacientes en los períodos estacionales comiencen un tratamiento preventivo con anticuerpo monoclonales, que son tratamientos específicos para prevenir la infección  y debe administrase todos los años.
   
¿Qué tiempo que dura el virus vivo en el cuerpo?

El virus puede durar de tres a siete días; si se presentan complicaciones puede prologarse  de dos a tres semanas, y puede llevar a una hospitalización.

¿Virus relacionados?

El virus de la Influenza