Es cierto que ellas tienen fama de vestirse para las otras mujeres y no para los hombres. Y ellos tienen el estigma de que son poco aventureros con la moda. Pero cuando se trata de una cita romántica, las cosas cambian, y todo el mundo quiere lucir bien y gustarle a su pareja.

Estamos seguros de que a la hora de escoger tu atuendo para esa ocasión especial, haces tu mayor esfuerzo y seleccionas esas piezas que consideras que te quedan mejor y con las que te sientes como una estrella de cine.

Pero, ¿has pensado si esos boyfriend jeans de diseñador le gustan a tu compañero? ¿O si esa camiseta súper cómoda y graciosa con el mensaje de “Just mangú it” es lo más atractivo para salir con tu novia?

Como sabemos que los gustos de hombres y mujeres en la moda no siempre coinciden (ok, casi nunca coinciden), y a propósito de estar en la semana del amor, donde las citas en pareja están a la orden del dia, decidimos hacer una mini encuesta y preguntamos a 10 chicos y 10 chicas con excelente estilo, cuál es el atuendo que más les gusta ver en su pareja.

Los resultados de las respuestas fueron tan interesantes como ilustrativos, y los resumimos en sendas listas.

Aquí lo que realmente debes usar en tu cita de San Valentín para deslumbrar a tu pareja.

La lista

Lo que quieren ellos:  verte sexy y femenina.

Piezas femeninas. Les encanta verte con vestidos y faldas.

Maquillaje natural. Eso de que a los hombres les gustan las chicas sin maquillaje es un mito, pero aún menos atractivo para ellos es una mujer que parezca tener una máscara.

Muestra un poco. Todos los chicos con los que conversamos te encuentran más atractiva cuando muestras tu lado sexi al vestir con piezas entalladas que muestren tus curvas, cortas que muestren tus piernas o ligeramente escotadas. Pero ojo: una de las tres, no todo a la vez. Con ellos, la clave es balance, no reveles demasiado.

Usa tacones. Siempre. En serio, por unanimidad. Cuando se trata de una cita nocturna quieren tacones.

Deja la fashionista en casa. Si bien los chicos se sienten bien de tener a su lado a una mujer con estilo, no son muy amigos de las tendencias demasiado rebuscadas o audaces. Olvídate de ponerte esos súper de moda “mom jeans”, tus brogues de plataforma, esos culottes extra anchos o piezas muy estridentes.

En la joyería, menos es más. Pon a la gitana que llevas dentro en la misma gaveta que a la fashionista. Si te gusta llevar muchos accesorios, haz una excepción por esta vez y quítate una (o dos, o tres) piezas de joyería.

Luce tu melena. Para ellos, el pelo suelto siempre será más sexi. Esmérate en arreglarlo para esa noche.

Lo que quieren ellas:  verte más a la moda

Acicálate. Refresca tu corte de pelo, aféitate, plancha bien esa camisa, escoge la correa que le va perfecta con esos zapatos. Que se note que te tomaste tu tiempo en pulir tu apariencia. Créenos, ella lo hizo.

Saca al fashionista. Ellas sí aprecian que salgas un poco de la rutina, que te arriesgues y te diviertas con lo que llevas puesto. No se trata de que te vistas como Zoolander, cuidado con eso. Algo tan simple como agregar a tu atuendo una chaqueta moderna, ponerte una camisa de un color inesperado o sumar un accesorio. La idea es que te salgas de tu zona de confort.

Los zapatos importan… y mucho. Para ocasiones como esta, a ella le gusta verte con un buen par de zapatos, de calidad, a la moda. Que se note que ya no eres un muchachito, nada de Converse o alpargatas playeras. Unos zapatos de piel con cordones y suela gruesa van bien con casi todo.

La camiseta es un NO. Aunque no vayan a ir a un concierto de gala ni al restaurante más elegante de la ciudad, es San Valentín y ella aprecia que te produzcas un poco. Ponte una camisa. Y si le sumas una chaqueta, mejor aún.

Ponte algo que te guste mucho. Cuando usas tu camisa favorita o los pantalones que mejor te quedan, te sientes seguro de ti mismo. Y no hay nada más sexi que eso.

Lo más importante, y en esto coincidieron tanto chicos como chicas, es que demuestres que te importa, que quieres lucir bien y que (al menos por esta vez) te arreglaste para tu pareja. Deja las camisetas, los tenis, los flats y los jeans desahogados para otra ocasión y esmérate gustarle.