Comer 'sobre la marcha' puede ser un ahorro de tiempo durante el día de trabajo pero puede conducir al aumento de peso, ya que anima a la gente a comer más, según un nuevo estudio del Reino Unido.

Investigadores de la Universidad de Surrey, que publicaron sus hallazgos en la revista Health Psychology, encontraron que comer mientras caminas provoca comer en más exceso que comer mientras ves televisión o teniendo una conversación con un amigo.

"Esto puede ser porque caminar es una poderosa forma de distracción que interrumpe nuestra capacidad para procesar el impacto que los alimentos tienen en opacar nuestra hambre". O puede ser debido a que caminar, incluso por un corredor, puede ser considerado como una forma de ejercicio que justifica comer más tarde en exceso como una forma de recompensa, dijo la profesora Jane Ogden, autora principal del estudio.

El equipo británico estudió una muestra de 60 mujeres que bien estaban a dieta o no. Todas ellas recibieron una barra de cereal que tenían que comer bajo tres condiciones diferentes. Se pidió al primer grupo ver un episodio de la comedia "Friends", el segundo grupo tuvo que caminar por el pasillo, y el tercer grupo sólo tenía que sentarse frente a un amigo y tener una conversación.

En la galería de fotos podrán conocer más datos de la investigación. Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, deben seleccionar “ampliar galería” y después “mostrar texto”.