Una buena noticia para los amantes de la pasta, gracias a un nuevo estudio italiano que considera que puede ayudar a perder peso.

Los científicos del Instituto Neuromed en Pozzilli, Italia, descubrieron que la pasta no engorda y puede reducir la probabilidad de la obesidad.

El estudio realizado entre 23 mil personas, publicado en la revista Diabetes y Nutrición, afirma que el consumo de pasta se asocia con un mejor control de peso, ya que forma parte de la tan alabada dieta mediterránea.

“Los resultados han demostrado que la pasta se asocia con un menor índice de masa corporal, una menor prevalencia de la obesidad y una circunferencia inferior de cintura y de cadera, cuando es ingerido de acuerdo con las necesidades calóricas de una persona y en el contexto de una dieta mediterránea,” explicó a Metro Licia Iacoviello, jefa del Laboratorio de Biología Molecular y Epidemiología nutricional en el instituto Neuromed.

Investigadores tienden a creer que los que comen menos pasta lo sustituyen en realidad con alimentos menos saludables. Ellos esperan que la gente abandone el concepto de dietas “bajas en carbohidratos y altas en proteínas” y retornen a una dieta mediterránea que tiene un “papel protector contra el aumento de la obesidad y el peso, así como proporciona importantes beneficios para la salud contra enfermedades crónicas y comorbilidades relacionadas.”

Iacoviello añadió: “Vamos a seguir analizando la asociación entre la dieta mediterránea y sus componentes con el estado de salud, características metabólicas y enfermedades.”