Uno de los platos protagonistas en las reuniones de amigos y cumpleaños suelen ser los espaguetis. Y es que las pastas son uno de los platillos más conocidos en todo el mundo; sus aportes nutricionales, su facilidad de combinar con otros alimentos y sus beneficios energéticos son solo algunas de las más destacadas características de este alimento.

Una  de sus ventajas es su fácil preparación si se compara con otras recetas culinarias.  Sin embargo, preparar una pasta en su punto justo requiere de algunos trucos muy sencillos que de aplicarse resultaría ser un sabroso platillo.

Poder  comer la pasta en su punto libera de forma progresiva los hidratos de carbono, lo que significa que se pueden administrar sus reservas. Por el contrario,  si la pasta queda demasiado cocida, el índice glucémico es superior y la glucosa llega antes a la sangre.

El proceso ideal para obtener una pasta en su punto se resume en que por cada cien gramos de pasta se necesita un litro de agua para cocinarse,  pero...

 ¿Sabes tú cuales los pasos a dar para que una pasta  queden perfectas?

• Lo primero que debes saber es que los espaguetis no se tienen que cortar, esto no hace que sean más cómodos de cocinar y menos de comer.

• En segundo lugar, es importante que la pasta tenga agua en abundancia a la hora de cocer.

• Al ebullir, se le agrega un poco de sal, se vierte la pasta en el agua hirviendo.

• Debe haber un chequeo constante, remover de vez en cuando la pasta para evitar que se pegue.

• Finalmente, cuando la pasta esté en su punto –“al dente”–, se escurre y se mezcla inmediatamente con la salsa deseada. En el caso que no se vaya a usar al instante se pasa por agua fría para detener su cocción. Para dar jugosidad y cremosidad se conserva un poco el agua donde se cocinó la pasta.

La buena alimentación consiste en mantener una dieta balanceada y variada en la que se consuma todos los nutrientes necesarios para lograr un buen desempeño. Deben estar presentes en mayor proporción los alimentos que aporten energía como los carbohidratos, proteínas y grasas, y en menor proporción los que aportan las vitaminas y los minerales.

La pasta es mucho más que una excelente fuente de energía; es también un alimento que proporciona minerales y proteínas; es un plato verdaderamente delicioso, y  nutritivo, que encamina a una alimentación sustanciosa y agradable al paladar mientras cuidamos la salud.

Puede servirse como plato principal, como acompañamiento o también en sopas y ensaladas, tanto fría como caliente.