El Galaxy Note 7 estaba destinado a competir con el iPhone 7. Sin embargo, Samsung tuvo graves problemas con los equipos. Así fue escalando la situación.