La primera edición de Metro Super Chef tuvo miles de participanes y dos finalistas de distintos continentes, quienes fueron los más votados al nivel global y vivieron una experiencia inolvidable en Lima, la cuna de una de las gastronomías más aclamadas del mundo.

Alex Cruz, de Bayamón (Puerto Rico), viajó desde Boston para presentar su pechuga de pollo rellena con un puré de papas rojas,  ñame y patacones.

Mientras que Henrique Cachola Antunes, de Lisboa (Portugal), llegó desde Dinamarca a presentar un estofado de cordero acompañado de chorizo y una guarnición de alverjitas, pimientos, champiñones.

Los reconocidos chefs peruanos Gastón Acurio y Héctor Solís dirimieron un empate, que coronó un inolvidable viaje que contó además con una gira gastronómica por calles, mercados y restaurantes, donde también conocieron los secretos del pisco sour y el cebiche, dos íconos de la cocina local.