Todos nos hemos preguntado cómo sería si los robots gobernaran el lugar de trabajo, pero una agencia de diseño decidió convertir esta idea en realidad.

El Paper Leaf Team, que tiene su base en Edmonton, Canadá, nombró a Hugo –un androide de espuma suave de 10 pulgadas de altura– como su director creativo por un día. Hugo, el potencial aspirante a jefe impulsado por Twitter, ladraba órdenes al equipo de ocho humanos a través de comandos tuiteados con el hashtag #hugorobot.

El aparato, que se ejecuta en una secuencia de comandos de Python personalizado, supervisa la plataforma de medios sociales para el hashtag y luego lee los tuits en voz alta de su audiencia –mientras es transmitido en vivo al mundo– a través de un mecanismo de conversión de texto en voz.

Jeff Archibald, el director de la empresa de diseño digital, explica por qué se pasaron el día siendo ordenados por el diminutivo dictador.

¿Qué es Hugo y por qué decidieron desarrollarlo?

Hugo es un robot que hace tuits. Si tuiteas el hashtag #hugorobot cuando Hugo está despierto, Hugo lo leerá en voz alta. Así, por ejemplo, si tuiteas “No sé ... creo que el logotipo tiene que ser más grande. #hugorobot. Hugo dirá: “No sé ... creo que el logotipo tiene que ser más grande”. Lo hace a través de una variedad de hardware y un motor de texto a voz.

Decidimos hacer Hugo como un desafío a nosotros mismos,  para ver si podíamos hacer algo que mezclara los medios sociales, el hardware y la tecnología.

Pensamos que sería un reto para nosotros, y también divertido para todos los demás.

¿Cuál es el punto principal de Hugo?

El punto era ver si podíamos hacerlo, y si la gente participaría. En lo que respecta a la forma en que se produjo, tratamos de dejar de hacer trabajo de cliente de vez en cuando para hacer lo que llamamos “Días de construcción”, días individuales en los que sólo trabajamos en proyectos internos que nos interesan.

Los días de construcción son sobre la construcción de la cultura, desafiarnos a nosotros mismos y, sobre todo, divertirnos. Cuando estábamos pensando en ideas para nuestro Día de construcción previo, tiramos alrededor de un millón de ideas, pero seguíamos volviendo a una.

Pensamos que sería divertido trabajar con la API de Twitter (Application Programming Interface; por sus siglas en inglés) y tratar de hacer algo físico que fuera impulsado por Internet, sólo para ver si podíamos.

Finalmente nos decidimos por un robot de Twitter, junto con un evento de lanzamiento con streaming en vivo para invitar a todos a participar.

¿Cómo funciona Hugo?

La forma en que está construido es interesante, si te gusta este tipo de cosas. Hugo se compone de cinco partes: un Raspberry Pi (un computador monoplaca), una batería, un dongle WiFi, un altavoz, y su cuerpo.

La pieza que hace la mayor parte del trabajo pesado es el Raspberry Pi, que es alimentado por una batería pequeña. El Pi tiene un dongle WiFi adjunto, para conectarse a una red para que podamos utilizar el streaming API de Twitter, y se está ejecutando un script de Python personalizado que monitorea Twitter para un hashtag, como #hugorobot.

El script agarra los tuits con el hashtag #hugorobot, excluye algunas cosas, como las direcciones URL y hashtags, y entonces corre el tuit a través de un motor de texto a voz. Eso, a su vez, se transmite desde un pequeño altavoz conectado a la Pi que es parte del pecho de Hugo. Hay algunas otras cosas que suceden, también.

Hemos añadido algunos controles adicionales. Hugo no lee los tuits racistas o una serie de otras palabras y frases que no son cool.

¿Puede Hugo resultar molesto para las personas que están cerca de él?

Ni te lo imaginas. Él sólo dice lo que viene, así que si la gente está tuiteando frenéticamente, él es muy molesto.

Un poco como ese compañero de trabajo que nunca deja de hablar, excepto que, ya sabes, él es un robot. No logramos trabajar mucho el día del lanzamiento.

¿Por qué Hugo se considera un director creativo?

“Hugo como director creativo” era un mecanismo para alentar a la gente de nuestra industria a tuitear con nosotros, y divertirse con él.

La mejor y la peor parte de un experimento social de este tipo, sin embargo, es que Hugo es en realidad una nave –Internet decide cómo será, ¿sabes? Así que fue muy interesante ver cómo la gente que estaba viendo la transmisión en vivo y tuiteando #hugorobot comenzó a utilizar toda la campaña.

¿Qué tan importante es la participación de la gente en este proyecto?

¡La participación es de suma importancia! Hugo sólo se sienta y no hace nada si la gente no está tuiteando. Por suerte, la idea tocó una fibra sensible con la gente el día del lanzamiento, y no hubo ningún problema en conseguir que la gente tuiteara.

De hecho, en un momento dado, la gente estaba tuiteando a un ritmo de 3,100 tuits por minuto, y un total de más de 1600 tuits se registraron durante la campaña de 4.5 horas.

¿Cuándo podré comprar Hugo? ¿Cuanto cuesta?

Hugo no está a la venta. Pero bueno, si quieres que construyamos uno, o alguna otra idea similar, ¡estaríamos abiertos a pedidos especiales! Escríbenos a info@paper-leaf.com.