Todos quieren tener una sonrisa bonita, ya que no solo es símbolo de felicidad, sino de salud. Tener unos dientes sanos, blancos y brillantes es algo que muchas veces nos parece inalcanzable.

Sin embargo, hay nueve sencillos consejos que te ayudarán a tener una buena salud bucal y lucir una buena dentadura. Si sigues estos consejos podrás hablar sin temor a que la atención de tu interlocutor se vaya a tu dentadura.

1. Cepíllate lentamente. Con movimientos cortos, suaves y elípticos, prestando atención a las encías, los dientes posteriores (de difícil acceso) y las zonas que rodean las coronas de los dientes y empastes.

Puede combinar esta técnica con la inclinación de las cerdas del cepillo en un ángulo de 45º (esto asegura que se limpie la zona que está por debajo de la encía) contactando tanto con la superficie dentaria como con el borde de las encías.

Los movimientos deben ser de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba. No olvides cepillar la lengua de atrás hacia adelante para mover las bacterias productoras de mal olor.

2. Cepíllate mínimo tres veces al día. Acostúmbrate a cepillarte los dientes después de cada comida.

3. Si puedes, usa cepillo eléctrico. Realiza el cepillado con los movimientos que le ofrece el cepillo, él solo te guiará.

4. Cambia el cepillo cada tres meses. Cambia de cepillo cada trimestre para evitar enfermedades periodontales. También, si pasaste un catarro o alguna enfermedad de temporada, debes cambiarlo.

5. Usa el hilo dental. La limpieza con hilo dental previene la formación de caries interdentales y elimina la acumulación de placa bacteriana.

6. No abuses de los blanqueadores. Aunque resultan eficaces para dar luminosidad a las piezas dentales, cuando se utilizan de forma excesiva y continuada pueden llegar a dañar el esmalte.

7. Acude al dentista dos veces al año. La opinión de un profesional es muy importante a la hora de evaluar el estado de salud de tu boca.

8. Mastica chicle. Los chicles sin azúcar ayudan a evitar la caries dental al sacar de entre los dientes las bacterias. Además facilitan la producción de saliva, que contiene calcio y fosfato.

9. Mantén una dieta sana. Una alimentación variada y equilibrada también contribuye a reforzar el sistema inmune para que pueda defenderse ante cualquier infección en la cavidad bucal.