Se dice que esta es la era de la generación del microondas. Todo se quiere conseguir rápidamente y si se pueden violar los procesos de espera, mejor.

Pero ojo, porque cuando se trata de la salud, la vía corta puede acarrear graves consecuencias.

En ese momento en que te miras al espejo, notas que te sobran unas libras de más, te entra la desesperación porque próximamente tienes una activad importante en la que debes lucir tus mejores galas y no sabes cómo deshacerte de esos molestosos kilos.

Se te enciende el bombillito de las ideas y crees tener la solución perfecta.

Con toda la determinación de perder peso y tener la talla deseada, empiezas a buscar en Internet la dieta infalible para rebajar a toda prisa y piensas que mientras más rápido mejor.  

En el ciberespacio hay toda clase de informaciones sobre dietas milagrosas, sin embargo esa práctica no es recomendable para tu salud.

“Definitivamente no es conveniente hacer dietas buscadas en Internet”, revela a Metro la doctora Leonol Pérez Francisco, especialista en nutriología clínica.

Nunca será factible poner en riesgo la salud por la belleza estética. Es preferible tener unas libritas de más que sumarse a la larga lista de personas que hoy día padecen diversas enfermedades o incluso han llegado a pereder la vida, por no estar conformes con su apariencia física.

“Son muchos los peligros que existen al hacer este tipo de dieta en la cual no participa un especialista en nutriología, como son el desequilibrio nutricional que se debe al exceso o carencia de diversos nutrimentos, anemias, y otros”, afirma la doctora Pérez Francisco.

Consecuencias de llevar una dieta alimenticia no apropiada.

Las dietas buscadas en Internet de forma aleatoria, según afirmaciones de la doctora Pérez Francisco,  tienden a producir un efecto de rebote en la persona, que al perder peso de forma descontrolada y muy rápida (más de un kilogramo por semana), al interrumpirla recupera el doble de lo que perdió.

También se pueden presentar trastornos psicológicos como son ansiedad y depresión, cuando no se consigue lo que se espera en un tiempo determinado. Otra consecuencia es la flaccidez que provoca el bajar de peso  sin acompañarlo de ejercicios físicos.

“No existen dietas milagrosas”, afirma de forma contundente Pérez Fancisco. Los requerimientos dietéticos diarios que incluyen proteínas, lípidos (grasas) e hidratos de carbono (azúcares) no son los mismos para todas las personas.

Las dietas buscadas en Internet pueden provocar trastornos severos del metabolismo basal, deficiencia de vitaminas, anemia, caquexia, anorexia,  malestar general, depresión y ansiedad, entre otros males, según la especialista en nutriología.

La forma más adecuada.

Si deseas rebajar y ponerte en forma, antes de someterte a cualquier régimen alimenticio es recomendable tener en cuenta que, “una dieta debe ser balanceada y dirigida por un especialista en nutrición,  además tiene que estar acompañada por ejercicios físicos y terapias psicológicas”, indica Pérez Francisco.

La especialista aconseja que antes de iniciar un régimen para adelgazar es importante realizar  una evaluación del estado de salud físico y mental del paciente, además de una valoración nutricional, a través de la cual se sabrá si realmente esa persona necesita bajar de peso y, de ser así, cuánto debería bajar y en qué tiempo.