Con este dispositivo puedes darle al cáncer ese golpe bajo que siempre has querido. La bolsa de boxeo interactiva te permite pelear de forma personalizada contra la enfermedad con tus propios puños.

El dispositivo, desarrollado por el director de arte holandés Thijs Biersteker, analiza tu perfil basándose en tu riesgo de cáncer, y carga agentes patógenos como gráficos computacionales en la pantalla LED de la bolsa apta para recibir puñetazos. Cada golpe satisfactorio que el usuario le dé a esos desagradables digitales recauda fondos para la Sociedad del Cáncer de Holanda.

“Quise hacer algo para que todo el mundo pudiera subirse al ring de boxeo y reunirse con sus seres queridos en la batalla contra el cáncer”, dice Biersteker, cuyo prototipo estará de gira por gimnasios de los Países Bajos durante el próximo año.

¿Por qué decidiste crear una bolsa de boxeo para combatir el cáncer?

No soy médico ni un genio científico, por lo que cuando un ser querido tuvo que luchar contra esta horrible enfermedad me sentí impotente. Con esta idea quería empoderar a personas como yo. Quise hacer algo para que todo el mundo pudiera subirse al ring de boxeo y reunirse con sus seres queridos en la batalla contra el cáncer. Cuando me puse en contacto con una ONG que apoya la investigación del cáncer, combiné mi amor por la innovación y la instalación interactiva con mi odio contra esta enfermedad.

¿Cómo crea conciencia el dispositivo en la lucha contra el cáncer?

El dispositivo crea un juego personalizado de boxeo contra el cáncer, en función de tu perfil de riesgo de cáncer que se crea al ingresar datos como la edad, el sexo y el tipo de estilo de vida que llevas.

La idea es hacer una donación con cada célula de cáncer que golpees; el juego hace que la gente comience a golpear la bolsa cada vez más, recaudando dinero para la investigación del cáncer golpe por golpe.

¿Cómo funciona este gadget?

Hice la pantalla apta para golpes junto con la agencia de producción MediaMonks, Ubi Feo y los diseñadores de sonido experimentales de Amp Amsterdam. Para una capa de la bolsa de box, reequipamos un sistema de micrófonos piezómetros para detectar la ubicación del golpe y su intensidad.

Sobre la capa anterior, se utilizó un microprocesador Arduino y un computador Raspberry Pi para transmitir los datos del perfil a 4,230 luces LED.

Cada golpe se transmite en forma de datos al sitio web.

¿Qué resultados has logrado hasta ahora con este proyecto?

La primera noche del evento tuvimos a 60 personas probándolo y la noche siguiente estimo que fueron 130. Ahora que terminamos las pruebas vamos a hacer algunos ajustes y hacer que viaje de un gimnasio a otro. Ya tenemos cuatro gimnasios que se han inscrito para tener la bolsa y espero que podamos hacer varias bolsas y contar con voluntarios para que las lleven por todo su país.

La investigación del cáncer puede usar todo el dinero que pueda conseguir, sobre todo ahora que estamos en una curva de aprendizaje con en el tema.

¿Qué depara el futuro para el dispositivo?

Espero que esto inspire a muchas mentes creativas a utilizar sus habilidades para contribuir a una causa que realmente lo necesite.

Esperamos que la bolsa de boxeo viaje de un gimnasio a otro durante mucho tiempo y, mientras tanto tenemos patentes pendientes para tomar la tecnología de la pantalla apta para golpes y convertirla en el futuro de los dispositivos de entrenamiento.