República Dominicana es muy conocida por sus hermosas playas y su calorcito.

Sin embargo, a pesar de estar en pleno Caribe, también se puede vivir una experiencia de invierno. Constanza y Jarabacoa son los destinos ideales para disfrutar de las temperaturas más agradables de la región y hacer ecoturismo.

La ubicación privilegiada -en el corazón de la Cordillera Central- de estos hermosos municipios de la Vega Real brinda la oportunidad de vivir una aventura inolvidable entre los valles y montañas más importantes del país, al mismo tiempo que te escapas de las calurosas temperaturas que normalmente se registran en Quisqueya la bella.

El Valle Encantado del Caribe

Constanza es el destino ideal para un contacto real con la naturaleza; puedes disfrutar  de excursiones que recorren extensas áreas sembradas de vegetales y de árboles frutales, conocer los cultivos de vegetales u hortalizas; deleitarte con los principales jardines productores de flores o hacer los más emocionantes deportes de aventura, como mountain bike, buggy, four wheel, enduro, parapente, montañismo, senderismo y cabalgatas, según nos cuenta Rocío Taveras, coordinadora técnica y de comunicaciones del Clúster Ecoturístico de Constanza. “El ecoturismo, el agroturismo y la aventura definen la oferta turística del Valle Encantado del Caribe”, concluye Taveras.

Aquí siempre se cuenta con buen ambiente. Acampar en las Pirámides en la zona de Valle Nuevo o disfrutar de las fogatas ofrecidas en los hoteles, también visitar el parque municipal adornado para la época son algunas de las actividades especiales que Taveras les recomienda a los visitantes para la temporada de pascuas.

Para quienes disfrutan del frío, es posible vivir una experiencia invernal única en el Caribe en Valle Nuevo, Constanza, donde las temperaturas pueden descender hasta -5o Celcius.

Así que si deseas vivir esta increíble aventura prepárate a empacar tus abrigos, guantes y botas y emprende el viaje.

Una aventura extrema

Jarabacoa es la principal vía de acceso al Pico Duarte y La Pelona, elevaciones montañosas ubicadas en la Cordillera Central.

El Pico Duarte es el punto más elevado en las Antillas, con una altura de 3,087 metros. Aquí se pueden llegar a registrar temperaturas por debajo de 0 grados Celcius.

Los amantes de los deportes extremos encontrarán en Jarabacoa diversas opciones para vivir una experiencia llena de adrenalina.

Aquí se encuentra la Pista Internacional de Motorcross “Los Corocitos”, en la cual se han realizado diversos eventos internacionales, que consolidan al municipio como una ciudad de deportes extremos.

Amos Martínez, presidente del Clúster Ecoturístico de Jarabacoa, comenta que este es un lugar privilegiado por Dios donde nacen los principales ríos que abastecen el 80% de todas las aguas que se utilizan a nivel nacional. “Jarabacoa es un nombre taíno que significa lugar donde fluyen las aguas”, resalta con orgullo.

“Te resultarán inolvidables su clima, su gente y sus paisajes; su combinación de tranquilidad y aventura hacen del municipio un lugar para que tanto  los jóvenes como los de la tercera edad vivan una experiencia inigualable”, agrega Martínez.

Siempre en Jarabacoa hay actividades y fiestas en diferentes lugares, como en el restaurante Altavista o el Jarabacoa Country Club. Además pintores y poetas también deleitan a los visitantes con su arte, según explica Martínez.

Las caminatas por los senderos ecológicos, las cabalgatas por la Confluencia, el rafting o parapente, el zip line en el  proyecto Riviera Country Club, la gastronomía del restaurante AltaVista con su comida única con fusión criolla; forman un conjunto de atractivos irresistibles.

Súmele a todo ello el poder degustar las famosas costillitas del Parador Corazón de Jesús y la visita al Mariposario, solo algunas de las cosas que no te puedes perder y que harán tu estadía memorable en este destino de aventura.