Escuchar música y bailar están entre las actividades más relajantes. Por esta razón no es de extrañarse que los entrenamientos físicos que involucran danza cada vez estén más de moda. Para las personas resulta sumamente grato ponerse en forma al mismo tiempo que escuchan las canciones que cotidianamente tararean.  

Dafnee de Frías, fundadora del centro grupal de entrenamiento DAF Fitness Fun, nos cuenta que la popularidad de estas clases se debe no sólo a la quema de calorías, que normalmente oscilan entre las 400 a 800 por hora, sino más bien al beneficio mental que ofrecen.

Entre estas ventajas figuran el efecto liberador de estrés, la producción de endorfinas, la mejora en la autoestima, el círculo social que envuelve este tipo de clases y la adicción que crea, por lo que, sin darse cuenta, la gente termina entrenando su cuerpo varias horas a la semana. Todos estos son factores inciden en el auge que están tomando este tipo de ejercicios.

A pesar del boom que han causado programas de entrenamiento como Zumba, Latin- Mix, Vixen Workout, Cardio Hip Hop, entrenar con danza no es algo del todo nuevo. “Desde que existen los gimnasios, siempre hemos visto clases grupales en salones que utilizan la música como base; aeróbicos, steps, kickboxing...

Muchas de estas clases fueron evolucionando hasta incluir en sus rutinas de ejercicios bloques de bailes básicos, que servían como liberadores del estrés muscular que se producía en el momento”, asegura la instructora de zumba.  

Antes de iniciarte en esta divertida forma de entrenar tu físico, Dafnee conseja tener en cuenta dónde y con quién tomarás las clases. Además verificar si el piso es adecuado, ver que las condiciones del lugar sean apropiadas, la ventilación, si el profesor tiene licencias para impartir las clases.

Después de esto debes procurar tener un calzado adecuado para evitar lesiones; al ser un entrenamiento cardiovascular, debes consultar a tu médico si padeces de alguna deficiencia en tus pulmones o en el corazón.

Los resultados

“Con programas basados en el baile, se puede tener el cuerpo que quieras. Nadie ha visto una bailarina de ballet en sobrepeso”, asegura Dafnee. Sin importar el programa de entrenamiento que escojas, ya sea Zumba, LatinMix o Vixen, podrás obtener los resultados deseados dependiendo de los siguientes tres puntos que destaca la instructora.

  • La intensidad de los bailes. Es muy importante la intensidad que se ponga en las rutinas, tanto por parte del instructor como tuya.
  •  La frecuencia. Dependiendo de la regularidad con la que hagas éstas clases a la semana, dos veces solo te servirá para beneficios de salud; tres o más te darán resultados físicos.
  •  La alimentación. Ninguna rutina de ejercicio por más fuerte que sea te dará resultados si no está acompañada de un cambio en tu alimentación.

Un sinfin de beneficios

Dafnee de Frías revela que el cuerpo que obtienes al entrenar bailando es mucho más femenino que cuando lo haces con pesas, explica que los movimientos de cintura ayudan a acentuar las curvas del cuerpo, logrando que tus extremidades se vean alargadas y tonificadas, y que tus atributos femeninos sean resaltados.

En clases como Vixen, un programa basado en Hip Hop, fortaleces tus piernas y abdomen debido a que el hip hop es un tipo de baile que tiene mucha contracción del torso y la mayoría de sus movimientos son hechos en pie o agachado.

En el caso de Latin Mix o Zumba, usas mucho tus brazos y la cintura, pero si tu instructor sabe combinar las rutinas, podrás fortalecer tu abdomen, glúteos y piernas.

Entrenar con danza regularmente te ayuda a mejorar la resistencia cardiovascular, tonificar los músculos, trabajar la coordinación, acelerar el metabolismo y mejorar la memoria al tener que aprender rutinas.

Además produces endorfinas, las cuales mejoran el humor, retrasan el proceso de envejecimiento, reducen la presión sanguínea, crean un estado de bienestar y contrarrestan la ansiedad por estrés. También adquieres mejor ritmo y puedes hasta aprender a bailar géneros que no conocías.