Querido diario:

Me encantó esa frase con la que coincidí en Instagram “te presento a tu verdadero amor”, refiriéndose a la imagen que vemos al mirarnos en el espejo.

Cuánto tiempo pasamos buscando conquistar esa media naranja que nos completa. Nos concentramos en conseguir esa felicidad en el ser amado y postergamos el amor propio.

Claro, querido diario, los familiares, amigos, al igual que una pareja, alegran nuestra vida. Me voy más lejos, estamos creados para disfrutar de una relación amorosa de dos. Pero ese no es el fin, y tampoco la fórmula del éxito.

Nuestra felicidad va íntimamente relacionada con cómo nos sentimos con nosotros mismos. Qué tan cómodos estemos en cada área: profesional, espiritual, emocional, familiar, etc.

Y lo más importante, que nadie puede hacer eso por nosotros. Somos los responsables de querernos y que ese amor marque límites frente a los demás. Porque la naturaleza de nosotros los seres humanos es obtener de los otros, en muchas ocasiones sin tomar en cuenta cómo afecta a ese individuo.

Ese amor propio será lo que nos ayudará a tomar decisiones lejos de lo tóxico, o de eso que nos lastima. El que va a empujarnos a ser la mejor versión de nosotros mismos. Ese que nos permitirá despertarnos felices.

Me voy más lejos: mientras no estemos contentos con nosotros mismos, no podremos brindar amor verdadero y felicidad a quienes nos rodean. Aun cuando las circunstancias en tu vida vayan en tu contra, conseguirás el equilibrio.

Ese sentimiento es el que te ayuda a decir no, que te permite abrazar los momentos, que te da las fuerzas para tomar las decisiones, que te permite darte al prójimo y que eso te alegre, más allá de cargarte.

Bien lo dice Dios en sus mandamientos: amar a tu prójimo como a ti mismo. Lejos del egoísmo, debemos conseguir amarnos en la proporción en la que amamos a los demás. ¡Estamos llamados a hacerlo! Es la manera en la que el amor fluye.

Para dar paz, tienes que sentir paz. #PoderCorazon     

Mi día a día

¡En el mar, la vida es más sabrosa!

En este caso queda perfecta la frase porque fuimos invitados por Casa de Campo y Ruta Gourmet a disfrutar de un fin de semana entre amigos como parte de #VeranoRutaGourmet. Imagínense, todos en un mismo techo. ¡Felices! La experiencia gastronómica fue responsabilidad de “Flavors of the world” en su versión Miami. ¡Riquísimo todo! ¿Mi parte favorita? Estoy entre los manjares de Pubbelly Restaurant o la visita a Isla Catalina.

La Cinemateca de Lore

Miracles from heaven: De estos filmes que te hacen cuestionar tu fé. Cuenta la historia de Anna, una joven que padece una enfermedad incurable. Vemos cómo la vida de esta familia pasa de ser una pesadilla a un sueño. Una historia real que nos confirma que los milagros ocurren. Búscala en Itunes #LaCinematecadeLore