Querido diario:

“La vida es un conjunto de decisiones. Y cada decisión que se toma puede cambiar nuestra dirección drásticamente”, me dijo mi tía Belkis. Ahí llegué a la conclusión de que esa es la razón por la cual tenemos tanto miedo a dar pasos en la vida: las consecuencias de esas elecciones pueden marcarnos o lastimarnos.

A veces ese miedo nos lleva a un periodo de inactividad, perdiendo tiempo valioso. Lo peor es que no somos conscientes de que el no hacer nada ya es una decisión.

Claro, el temor siempre estará presente. Pero debemos sobrepasar ese temor en pos de conquistar nuestras metas. Ya sea un nuevo proyecto profesional, una técnica de baile, una talla menos en el vestido, el restablecimiento de una relación o la conclusión de una etapa, no ocurrirá al menos que hagamos algo para conseguirlo.

Si te lanzaste para hacer posible esa idea de negocios, asegúrate de sentir pasión por ella. Si finalmente no es un éxito, de todo se aprende: las mejores enseñanzas surgen de las caídas. Y que eso no te detenga a volver a lanzarte; hay quienes logran llegar al final en el segundo intento.

Tenemos que desarrollar la resiliencia, esa “capacidad de los seres vivos para sobreponerse a períodos de dolor emocional y situaciones adversas”. En las relaciones humanas es igual. Sólo que aquí tenemos que extender un perdón o un lo siento, para poder restaurar los caminos luego, si la elección que hacemos es la incorrecta. Marcas, pero todo con amor se recupera.

¿Pero, y si lo logramos? ¿Y si conquistamos el mundo con nuestra idea de negocio? ¿O si logramos ser los mejores bailarines? ¿O si le damos el chance a esa relación y esa amistad se convierte en nuestro mejor apoyo? ¿Y si ese es tu gran amor? ¡No permitas que quede una duda en el trayecto!

El miedo siempre estará, pero no puede paralizarnos. Como dice el charlista Les Brown: “Apunta a la luna. Incluso si fallas aterrizarás entre las estrellas”. Vale la pena…

Que quede mal del otro, no de ti. #PoderCorazon

Un TECHO en vacaciones

#PoderCorazon

Bajo el lema “Ya conoces las cifras, vamos a conocer los rostros”, TECHO culminó exitosamente sus trabajos comunitarios de Semana Santa.

En esta ocasión, se trabajó de forma paralela en la construcción junto a siete familias de la comunidad de Villa Hortensia, en Santiago de los Caballeros, y en las encuestas masivas,  más de 180 familias en Boca Chica fueron abordadas. En ambas actividades participaron 200 voluntarios.

Con la culminación de estas actividades, TECHO logró aplicar la encuesta de Caracterización de Hogares en tres comunidades de RD y lleva construidas más de 890 viviendas de emergencia en más de 51 comunidades del país.

Para 2016, planea trabajar activamente en seis comunidades, consolidar cuatro mesas de trabajo y construir viviendas de emergencia junto a 80 familias de asentamientos humanos.