Querido diario:

Tengo serios problemas con el control, ¡lo confieso! Es un rasgo de mi personalidad muy marcado, aunque he llegado a la conclusión de que realmente es parte de la naturaleza de las féminas. Pienso que cuando Dios nos creó, puso ese chip en nuestro cerebro.

Podemos verlo como una cualidad o como un defecto, dependiendo el enfoque. Porque este deseo de tener todo bajo nuestras alas es un factor importante a la hora de ser buenas madres o padres. En el caso de las mujeres, nos hace más organizadas, capacidad que nos permite desempeñar varios roles a la vez (como responder un email de trabajo, mientras los hijos cuentan el conflicto que tuvieron con un amigo).

Pero cuando ese deseo de controlar nos lleva a no depender de Dios, estamos en problemas. Se genera un nivel de estrés en nosotros y quienes nos rodean. Y en el proceso, no permitimos que la vida fluya.
Por preocuparnos por el futuro, dejamos de vivir el presente. Nos presionamos tanto por llevar ese camino que entendemos es el correcto, concluyendo en que todo lo que no va dentro de ese plan no conviene. Terminamos anteponiendo nuestra voluntad a todas las voluntades. Ahí ignoramos la más importante: la voluntad de Dios.

¡A mí me ha costado muchísimo dar ese paso de abandonar mi ‘controlin interno›! Sentía que cuando perdía el control, mucho podía pasar. Todavía me asusta que no esté preparada para las consecuencias de abrirme. Sin embargo, me he lanzado. Para mi sorpresa, a pesar de mis miedos, he experimentado paz. Ha sido más gratificante de lo que imaginaba.

Ha disminuido mi ansiedad, pues las decisiones no me generan ese gran estrés. Al final entendí que, no importa qué tanto quiera tener todo bajo «mi control», no lo tengo. Puedo seguir los pasos perfectamente y que el resultado sea muy distinto al que planeaba. Ahora lo sé. Ahora trabajo por dejar que el mundo gire a su ritmo y que Dios sea Dios.

Las decisiones correctas dan paz. #PoderCorazon

Mi día a día

El placer del buen comer debe ser combinado con un rincón donde te sientas a gusto y buena compañía.
Aquí tres nuevos placeres para compartir con aquellos que te hacen sonreír. ¡A saborearlo!

Buche Perico: Tradición y modernidad

Hijo de El Conuco, un ambiente cálido y romántico en una antigua edificación de la Ciudad Colonial y un exuberante invernadero, más platos que rescatan la identidad gastronómica  dominicana, acompañados de cócteles con sabor a isla. Sumémosle la música típica en vivo para un viaje por diversas regiones del país. Busca los detalles en @bucheperico.

Pizza “Street Style”

Trattoria’s Collaboration busca explorar novedosas combinaciones de pizzas. En esta primera versión, el “Street Food Edition” contará con las colaboraciones de opciones de la escena gastronómica urbana. El primer aliado de Trattoria PIzzarelli se trata de Ofo´s Food Truck. La Ofo´s Pizza es una reinterpretación del icónico Ofo´s Chimi.

Abril con sabor a Mac & Cheese

Quiten la mirada de The Mac Daddy Burger de Mustard’s por unos segundos para que puedan leer los ingredientes. Es difícil, pero ustedes pueden: Mac & Chesse con aceite de trufa, crispy bacon bits, bacon caramelizado, queso cheddar y pan brioche. Ya sí, vuelve a la foto.

Tres frases de batalla:

1- Hoy va a ser un gran día:

Porque esa afirmación trae consigo la actitud positiva que necesitamos para vencer el día y sus dificultades.

2- Un día a la vez:

En ocasiones nos sentimos abrumados, es ahí donde hacemos pausa y nos concentramos en el ahora.

3- Si el plan no funciona, cambia el plan, pero no la meta:

No debemos darnos por vencidos, pero sí debemos mantener nuestra mente abierta a nuevas maneras