El Ferrari 250 GTO sale subastado por 52,3 millones de euros como precio de salida y que ya ha recibido ofertas e intenciones de que acabe superando esta cifra. Esto hará que se convierta en el Ferrari más caro vendido en una subasta y se hará en la casa británica Talacrest.

Lo atractivo y llamativo de esta unidad es que, además de ser uno de los 39 Ferrari 250 GTO que se han fabricado en toda la historia del fabricante, se participó con este en concreto en carreras de resistencias durante los años 60’, como las 12 Horas de Sebring o las 24 Horas de Le Mans. En total, acumuló en su mecánica 27 carreras, con 17 podios en su categoría.

Bajo el capó, este Ferrari 250 GTO dispone de un motor de gasolina V12 de 300 CV de potencia y puede acelerar de 0 a 100 km/h en seis segundos.

Ser uno de los 100 coches más deseados del mundo suele traer como consecuencia el pago de cantidades de dinero elevadas, como también ha pasado con otros coches como un Ferrari 335S Spider Scaglietti (33,1 millones de euros), el Mercedes-Benz W196 Silver Arrow 1954 de Fangio (27,5 millones de euros) o un Ferrari 275 GTB/C Speciale, que se vendió por 24,5 millones de euros.