Se llama síndrome de Rapunzel, pero sus víctimas no tienen un final feliz como en el cuento de los hermanos Grimm.