Cumpliendo su misión de responsabilidad social corporativa, la firma de comunicación estratégica y asuntos públicos, Engage Burson-Marsteller presentó el programa #EngageRespect, cuya finalidad es educar y promover un mejor uso de las redes sociales y crear conciencia sobre el cuidado y protección de la reputación en Internet.

La campaña fue presentada a través de un material audiovisual en el que se muestra a una joven de aproximadamente 20 años, describiendo cómo echó a perder su vida al enviarle a su novio un video íntimo.

El video se difundió utilizando la misma vía por donde se divulgan estos contenidos: las redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram y WhatsApp).

#EngageRespect es un plan de varias etapas y acciones. Como parte de la primera fase está el sitio web www.engage.com.do/respect, con el desarrollo de contenidos clave y a través del cual procuran sumar voluntarios a este esfuerzo.

Adicionalmente, el programa incluye charlas en centros educativos públicos y privados para crear conciencia entre los jóvenes para que se comprometan a cuidar su imagen y la de terceros en todo lo que comparten vía Internet. Asímismo, cuenta con materiales de comunicación –como infografías y fotografías/lecciones– sobre cómo mantenerte seguro en el entorno digital.

“#EngageRespect nace por la necesidad de fortalecer el valor del respeto en el Internet y por tanto de cada individuo”, comentó Stella León, socia presidenta de Engage Burson-Marsteller, al enfatizar que “cada día estamos más inmersos en el mundo digital, y nosotros, como promotores del uso de nuevas tecnologías para expandir mensajes y llegar más lejos, queremos crear conciencia sobre el uso correcto y el respeto que debe existir en todo contacto. Es nuestro aporte a la sociedad”.

Por su parte, Raúl Baz, socio vicepresidente ejecutivo de la firma, agregó: “Decidimos utilizar los mismos medios para difundir la campaña en los cuales se viralizan los videos y fotografías que dañan la imagen de las personas”.

Afirma  que “las redes sociales y servicios de mensajería instantánea como WhatsApp tienen la capacidad de destruir la reputación de una persona, por lo que son el mejor medio para afrontar la problemática que cada día crece más”.