Así como lo leen: esta aplicación les dará dinero constante y sonante a cambio de que mantengan una vida sana, hagan ejercicio con regularidad y coman balanceado. 

Seguramente es el impulso que muchos necesitan para realizar el cambio de vida que han estado postergando durante mucho tiempo.

Se llama "Pact" y funciona a manera de apuesta: ustedes abonan cierta cantidad y si cumplen sus metas, el dinero que reciben a cambio se incrementa. Si fallan, lo pierden. Todo o nada.

No, la aplicación no pone de sus bolsillos, pues el dinero que se le da a los "ganadores" -por decirlo de alguna manera- viene de aquellos que perdieron su inversión por no cumplir con las metas que se habían propuesto. 

Pero, ¿cómo sabe "Pact" que en realidad están cumpliendo su parte del trato? En primer lugar, por medio del GPS, la app detecta que se encuentran en el gimnasio, pero no sólo esto, sino que también toma el tiempo que permanecen en dicho lugar. No se vale hacer "check-in" sólo al pasar. 

En el caso de la comida balanceada, no sólo registrarán dentro de la app exactamente lo que comieron, sino que tendrán que tomarle una fotografía a su platillo y subirla, ¡nada de engaños!

App Store

Foto:

Si deciden aceptar este reto y hacer el "pacto" con la app, recuerden que, como toda apuesta, tiene sus riesgos: si no registran su actividad y alimentación diariamente, perderán su dinero y no hay nada que puedan hacer al respecto.

Para cobrar o pagar, si pierden, se usa el medio electrónico PayPal. 

Desde luego que podrán elegir qué tan estricto quieren su plan de ejercicio y alimentación. Incluso, pueden elegir planes veganos o vegetarianos, sólo alimento sin ejercicio o sólo ejercicio sin alimento. 

Ustedes deciden. Está disponible para iOS y Android.

Les recomendamos una vez más que si deciden descargar la aplicación, recuerden que deben seguir las reglas al pie de la letra para no perder ni un centavo, cosa que no es fácil, pues requiere esfuerzo. Antes de comprometerse podrán leer a detalle qué es lo que deben hacer y cómo. 

¿Se atreven?