La Ciudad de México se convirtió en la primera capital Latinoamérica en regular Uber y Cabify, dos servicios polémicos, después de ganar una batalla contra los taxistas tradicionales.

A partir de ahora, Uber es oficialmente legal para la autoridades de este lugar. La regulación estableció las bases entre el Gobierno del D.F. y la empresa (y otros servicios similares). Ahora, todos los conductores deberán estar registrados ante la Secretearía de Movilidad y aportarán parte del cobro por cada viaje para la creación de un nuevo fondo para mejorar el servicio de taxi en la ciudad.

Las autoridades también exigieron que los vehículos cuenten con requisitos mínimos como una calcomanía para identificación, contar con cinturón de seguridad funcional y no podrán recibir pagos en efectivo.

Por el momento la regulación es exclusiva de este lugar, pero puede convertirse en un ejemplo a seguir para otras ciudades como Río de Janeiro y algunas ciudades de Estados Unidos con el mismo problema.

En la galería de fotos encontrarán más detalles de esta reglamentación de Uber. Para leer la información desde un "smartphone" o "tablet", seleccionen “ampliar galería” y después “mostrar texto”.