Un hombre en Estados Unidos tuvo un viaje tal de LSD, que despertó a todo el vecindario y quería pasar como el héroe del día.