Si un árbol cae en un bosque y no hay nadie alrededor para escucharlo, ¿hace ruido?

La perenne pregunta filosófica se puede responder con un resonante "sí", gracias a un enorme megáfono que amplifica los sonidos únicos de los bosques. Estudiantes de arquitectura de la Academia de las Artes de Estonia instalaron megáfonos gigantes de madera que crean un efecto de sonido envolvente en un bosque en RMK Pähni Nature Centre, para que los usuarios pudieran oír los tonos suaves de los árboles mientras se mecen o el susurro de las hojas en la distancia.

"Creo que el mayor valor de los megáfonos está en poder escuchar tus propios pensamientos a través de los sonidos de la naturaleza,” dijo Hannes Praks, el jefe del departamento de arquitectura interior de la Academia de las Artes de Estonia, a este medio.

¿Por qué crearon estos gigantescos megáfonos de madera?

Hace un año, en el departamento de arquitectura interior de la Academia de las Artes de Estonia empezamos un curso llamado "biblioteca pública forestal" para nuestros primeros años. En las etapas iniciales, enviamos a los alumnos al bosque durante unos días para buscar aportes e inspiración para un posible concepto. El seminario de bosque fracasó totalmente, porque después de medio día de charla intelectual, un helicóptero comenzó a rodear el bosque donde se encontraban los estudiantes y un momento más tarde, los bosques estaban llenos de policía. La razón - una abuelita local había ido a recoger setas y se había perdido en la misma zona del bosque. Los estudiantes pasaron el resto del seminario ayudando a la policía, buscando en voz alta a la anciana perdida. Los megáfonos se inspiraron en la búsqueda de la abuela que estaba recolectando setas y simbolizan todas los llamados en el bosque.

¿Cómo amplifica su artilugio los intrincados sonidos del bosque?

Creo que desde el punto de vista de la física, no sucede mucho. Básicamente, enormes tubos de madera amplifican algunos sonidos en un cierto ángulo, pero no hay ningún efecto incomparable de cueva o cañón. A un nivel metafísico, sin embargo sucede mucho. Partes rotas de una nave espacial, esparcidos por un tranquilo camino forestal, aturden con su tamaño monumental y hacen un cambio en la escala. Al llegar a la ubicación, da la sensación de que algo ha ocurrido aquí, algo que tiene que prestar atención. En verdad, no ha pasado nada - pájaros cantan y el bosque está crujiendo de la misma manera que en otras partes del bosque. Los megáfonos simplemente los hace más perceptivos hacia esta común singularidad.

¿Cuál es el valor de escuchar un bosque?
  ¡

La pregunta de hecho crea un dilema, ya que, ¿qué hay para escuchar? Claro, el canto de algunas aves es bastante bonito, pero ¿realmente necesitamos una instalación para esto? Creo que el mayor valor de los megáfonos está en el poder escuchar tus propios pensamientos a través de los sonidos de la naturaleza. La ubicación es justo en el borde de Estonia, en el fondo de los bosques. La recepción móvil es inestable allí, lo que significa que no hay medios para mantenerse al día con el suministro de noticias de los medios sociales. La satisfacción de tus propios pensamientos puede ser un buen interludio o una experiencia espantosa.

¿Y es la madera un material ideal para los megáfonos?

Desde el punto de vista del diseño, fue una decisión muy práctica. El 50% de Estonia está cubierta de bosques. La madera es uno de nuestros pocos recursos naturales. ¿Quién más que un diseñador de Estonia va ser experto en el trabajo con la madera? En segundo lugar, la instalación es un objeto simbólico, destacando los sonidos del bosque, así como el silencio.

¿Cómo es la experiencia del usuario?

Es una experiencia diferente para cada usuario y en gran medida está ligado a su sintonía mental previa. El tiempo dedicado a escuchar también juega un papel. Yo creo que cada persona tendrá su propia experiencia auditiva única en el acto. Y no estoy siendo esotérico aquí, es puramente una cuestión de enfoque.