Si son de las personas que suelen comer a prisa debido al ajetreo del trabajo o por simple costumbre, les presentamos a continuación algunas razones para darse su tiempo y comer tranquilamente.

Según el especialista en nutrición Luis Prieto, dentro de los principales beneficios que tenemos de comer lento son:

1. La comida se digiere mejor ya que desde la masticación iniciamos la digestión al mismo modo que reducimos las porciones de alimento y las mezclamos con una enzima llamada ptialina encontrada en la saliva y se empiezan a degradar desde la boca

2. Por otro lado, damos tiempo al organismo para que nos mande mensajes correctos de hambre y saciedad ya que este proceso lleva alrededor de 15 minutos.

3. El sabor de la comida cambia mucho cuando comes lento, se disfruta más.

4. Al comer despacio comes menos y esto ayuda a bajar de peso.

En la galería de fotos podrán conocer otros beneficios de comer despacio. Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, deben seleccionar “ampliar galería” y después “mostrar texto”.