Un reciente estudio llevado a cabo por la Escuela de Negocios Insead en Francia dio a conocer que conseguir un aumento de sueldo en el trabajo, convencer a alguien para hacer un negocio o hacer ceder a su pareja puede ser más sencillo si lloran un poco.

El estudio tuvo una muestra de 168 estudiantes que debían hacer algunas negociaciones. Una parte hacía uso de actitudes tristes o enojadas y el otro se comportó de manera neutral.

Las personas que se comportaron tristes fueron capaces de ganar más concesiones por parte de las personas con las que estaban negociando en comparación con los que se comportaron neutrales.

Según esta prueba, el ponerse tristes más que enojados funciona mejor.

Cabe señalar que esta táctica también podría significar menos inteligencia y actuando de este modo, a largo plazo en realidad podrían sentirse tristes.

El uso de este método demasiadas veces podría perder su eficacia, e incluso puede llevar a que la gente se sienta molesta con ustedes.

En la galería de fotos: Técnicas de persuasión.

Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, deben seleccionar “ampliar galería” y después “mostrar texto”.