La razón de no tener un vientre plano a pesar de las dietas y el ejercicio podría estar en el cerebro. Esto debido a que el estrés puede desencadenar problemas intestinales, menciona Peter Whorwell, profesor de medicina en el Hospital Wythenshawe en Manchester.

Este tipo de problemas son causados frecuentemente por el síndrome del intestino irritable. Esta puede provocar distención abdominal e irritación, diarrea y estreñimiento.

La relación entre el cerebro y el intestino suele empeorar los síntomas digestivos, se mencionó en la investigación de Peter Whorwell.

En la galería de fotos podrán conocer algunos tips para evitar la inflamación intestinal. Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, deben seleccionar “ampliar galería” y después “mostrar texto”.