Resequedad, ardor o exceso de lágrimas son algunos de los síntomas del SOS (síndrome del ojo seco), problema que en la actualidad se lo relaciona con el exceso de uso de las pantallas digitales. Y es que, como promedio, miramos a dispositivos como el celular una vez cada 10 minutos a lo largo de las 24 horas.

Al menos así lo considera el informe de la Sociedad de la Información (SIE) elaborado por una telefónica europea, el mismo que también destaca que consultamos nuestro smartphone unas 150 veces al día, el 50% de ese tiempo para revisar las redes sociales, hacer llamadas, mirar el reloj, reproducir música y jugar.

¿Es esto un exceso que afecta al ojo? Para el oftalmólogo Jose Fernando Barahona, especialista del la Clínica Internacional de la Visión  (Cive), sería la razón por la que "las personas se están olvidando de parpadear. Por ejemplo, el estar muy pendientes del celular por prolongadas horas sería un desencadenante del SOS", dice el especialista.

El síndrome es una enfermedad de las lágrimas y de la superficie ocular, que provoca síntomas de incomodidad, alteración de la visión e inestabilidad en la película lagrimal, con posible daño de la superficie del ojo”, explica el oftalmólogo.

Hoy en día "las pantallas digitales están ralentizando el parpadeo, que es muy importante para lubricar el ojo", dice Cristina Bohorquez, médica especializada en cirugía de catarata, quien también explica que la media de parpadeo es mínimo una vez cada 10 segundos.

"El ojo del humano puede parpadear hasta más de 15,000 veces en un día para mantenerlo seco y evitar la irritación ocular", precisa la galena.

Otros estudios revelan que un adulto, de entre 19 y 35 años, podría estar hasta 16 horas interactuando en Internet y un niño, hasta ocho horas.

"Es por toda esa dependencia tecnológica que nos estamos olvidando de hábitos naturales como el parpadear. Lo más recomendable es hacerlo. Pero si ya se presenta el problema, lo primero es tratarlo con lágrimas artificiales", agrega Barahona.