El miércoles 24 de abril de 2010 marcó el antes y el después en la vida de Feliz Vinicio Lora.  

El comunicador contó al equipo de MetroRD su historia, cómo ve la vida después del accidente, de igual forma presentó el proyecto de amor que desde 2012 está realizando a través de Fundace, una entidad sin fines de lucro que trae soluciones de vida a personas sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares (ACV).

Fundace es un grupo de autoayuda para las personas sobrevivientes de ACV y sus familias, que nace un 22 de octubre de 2012.

“El miércoles 24 de abril del 2010 justo a las 11:30 de la mañana me encontraba yo frente al espejo afeitándome, alistándome para ir a la transmisión de mi programa “Ha llegado la hora”, cuando de repente vi cómo mi rostro se iba deteriorando poco a poco, y a medida que el daño cerebral iba avanzando yo miraba en el espejo cómo mi cara y la mano que sostenía la afeitadora se iban transformando y yo sin  poder hacer nada. La confusión invadió mi mente y los calambres se apoderaron de mí”, narró el expresidente de la Asociación Nacional de Cronistas de Arte (Acroarte).

“Mi parte derecha sufrió una hemiplejia y una afasia global, entiéndase por esto un trastorno del lenguaje, sea escrito, hablado o leído, de manera que yo tuve que empezar de cero, me tuve que realfabetizar”. “Entendiendo que este accidente es un evento catastrófico para la salud, el cual impacta la vida productiva y emocional del paciente y sus familiares, luego de dos años de recuperación cuando creé conciencia de lo que me había pasado, decidí crear la Fundación Dominicana de Accidentes Cerebrovasculares, la única y primera en el país dedicada a esta área de la salud, añadió.

“Fundace es una fundación que viene a mejorar la vida del accidentado, entendiendo que esta clase de eventos se han convertido en un problema nacional, debido a que  las empresas privadas no pagan un seguro de vida que cubra a totalidad un evento como este, que las familias en su mayoría tampoco poseen los recursos necesarios y menos que pueden contar con una ayuda por parte del ministerio de salud. De manera que somos y queremos ser por mucho tiempo el bastón de soporte de esas personas” explica el comunicador.

¿Qué es un ACV?

Este accidente sucede cuando el flujo de sangre al cerebro se detiene por breves segundos, por la coagulación sanguínea u obstrucciones de una arteria que lleva sangre, y el cerebro no puede recibir nutrientes y oxígeno.  

¿Cuáles son las señales de alerta?

En mi caso no hubo una alerta previa, sucedió al instante. Pero estas señales o síntomas pueden ser un fuerte dolor de cabeza repentino, calambres en las extremidades, la lengua estropajosa, mucha confusión repentina, pérdida del equilibrio, dificultades para hablar, leer y escribir, mareos, la mitad del rostro caído, calambre o entumecimiento del brazo y la pierna.

¿Cuál es la estadística de accidentes cardiovasculares en el país?

Según la Sociedad Dominicana de Neurología, está comprobado que al año ocurren de 18 mil a 19 mil accidentes en el país.

Es decir que estos accidentes son la segunda causa de muerte en República Dominicana, promediando que cada día sucederían unos 52 casos, es decir cada dos minutos una persona sufre un ACV.

¿Cómo ayuda la fundación a los sobrevivientes?

Psicológicamente está comprobado que cuando una persona habla con otra que haya sufrido los mismos percances de salud este tiende a mejorar. Y para esto nace el club Fundace para servir de autoayuda a personas sobreviviente de AVC y sus familias.

¿Cuáles actividades se realizan dentro de la fundación?

Dentro de la fundación impartimos charlas instructivas, también se dan terapias totalmente gratis. Cabe destacar que hay un departamento de sicólogos dirigido por la licenciada Luz Aida Cruz y Yesenia del Carmen Castillo, que se encarga de la parte emocional de pacientes, familias y sobreviviente.

¿Porque incluyen a los familiares a estas actividades?

Porque en muchas ocasiones estos necesitan más el apoyo emocional que los propios sobrevivientes. En múltiples ocasiones.
 
¿Cuántos sobrevivientes hay en la fundación?

Actualmente hay unos 200 sobrevivientes. Sin embargo hay pocos familiares apoyando, razón por la que se está lanzando la campaña ¡Déjate Ver!, la cual tiene como objetivo concientizar a todos los que han sufrido un accidente que después de este hay vida.

¿En qué porcentaje se podría medir su recuperación?

En un 98%.

¿Se podría decir que en un futuro no muy lejano puede Feliz recuperar todos sus movimientos físicos?

Sí.

¿Cómo evitar o prevenir un ACV?

Controlando los niveles de riesgos, llevando una vida alimenticia saludable, acompañado esto de un constante chequeo de la presión arterial, colesterol, glicemia etc.

¿Por cuantos miembros está compuesta la directiva?

Por ocho, entre ellos esta Maribel Contreras, como vicepresidenta; el doctor Marlon González, quien es el encagado de proyectos médicos y rehabilitación, y Yesenia del Carmen Castillo, encargada de salud mental.

¿Cómo ayuda la fundación a los sobrevivientes?

Psicológicamente está comprobado que cuando una persona habla con otra que haya sufrido los mismos percances de salud este tiende a mejorar. Y para esto nace el club Fundace para servir de autoayuda a personas sobreviviente de AVC y sus familias.

¿Cómo se puede ayudar a la fundación?

Tenemos mucha carencia, tanto que estamos alojados en un local prestado y realizando nuestras reuniones mensuales en Acroarte que gentilmente han cedido el espacio. De manera que cualquier colaboración es bienvenida.

¿Cómo se siente Feliz emocionalmente?

Me siento bien, porque ya he superado al máximo esos días tan difíciles. Fueron horas muy amargas. Los primeros días no sabía quién era, dónde estaba, que trabajaba, ni quiénes me rodeaban.

¿Quién fue el soporte de Feliz?

Mi mamá. Siempre veía esa mujer dulce y tierna que me acompañaba y en ese momento no podía discernir quién era hasta un tiempo después. Desde que se enteró que había sufrido el accidente se internó conmigo y hasta la hora no me ha abandonado.

¿Cómo ves la vida?

Es el tesoro más grande y valioso que Dios nos da. Y es que cuando las posibilidades de vida se reducen a cero, y el todo poderoso te da una oportunidad para que vuelvas  a empezar, entonces ves la vida no a blanco y negro sino a todo color y con sonido estéreo, aprecias más las cosas poniéndole atención al mínimo detalle.

¿Cuándo se encuentra de Feliz Vinicio Lora con la realidad?

Cuando supe realmente la magnitud del daño cerebral que había sufrido se agudizó mi depresión y empezaron a pasar por mi cabeza una serie de pensamientos feos.

Era inaceptable que yo estuviera postrado en una cama sin poder moverme, sin poder hacer lo que me gustaba y sabía, y me pregunté: ¿Me quedo aquí sin hacer nada tirado en una cama o me paro?
Algo a lo que hoy gracias a Dios estoy dando respuesta. Estoy luchando por mí y por otros que al igual que yo son sobrevivientes.  

¿Cuáles figuras públicas que hayan sufrido un ACV forman parte de la fundación?

Pues aparentemente a estas personas no les interesa ayudar a través de sus historias a otras personas. Yo diría que se interesan más por su recuperación. De hecho solo Cheché Abreu es parte de la fundación y del club ACVD.  

¿Tiene la fundación algún tipo de ayuda por parte del Ministerio de Salud o alguna otra institución?

No.  Y es algo lamentable y penoso que para la segunda causa de muerte en el país el ministerio no tenga ningún tipo de ayuda. O una campaña de prevención.

Proyectos

Estoy terminando un libro de mi testimonio y de la prevención del ACV, el cual se llama “Sobrevivir a un accidente cerebrovascular”. También  tengo otros dos libros que había iniciado antes del accidente:  “La historia del periodismo de arte y espectáculo en la Republica Dominicana” y el “Espionaje telefónico en la República Dominicana”.

Y la televisión y Feliz

Vuelvo muy pronto con mi programa “Ha llegado la hora”, ahora enfocado a los testimonios de personas que hayan sufrido algún percance de salud.

¿Llamado a las autoridades?

Vuelvo a repetir que tenemos muchas necesidades, por lo que aprovecho el espacio para hacer un llamado a la ministra de Salud para que tome carta en el asunto y brinde la ayuda que tanto necesitamos. Como ya he dicho, estamos hablando de la segunda causa de muerte y no se está trabajando para su prevención.