Las sandalias gladiadoras o espadrilas se han vuelto muy populares en estos últimos años. En los países donde hay estaciones, la temporada de verano es una excusa perfecta para usarlas. Y en los que no, eso carece de importancia, pues son un complemento perfecto para cualquier look.

El problema es que pueden llegar a causar serios problemas en sus piernas y pies.

Como aprietan bastante pies y pantorrillas, pueden presionar las paredes de las venas. Esto lentifica el flujo de sangre hacia los tejidos del corazón y las piernas pueden hincharse exageradamente si se usan mucho, explicó el cirujano y director médico del Centro de Tratamiento de Venas de la Ciudad de Nueva York, Luis Navarro.

Consultado por el portal femenino Cosmopolitan, este explicó que también pueden causar ampollas y dejar feísimas huellas por las tiras apretadas. Pero eso no es todo. Pueden dejar venas várice, esas a las que tanto les temen las mujeres que superan los 30.

Sí, inflamados y con arañas por todas las piernas. Eso no es sexy. Y aunque son producidas por causas hormonales o anticonceptivos, no sería bueno que unos zapatos tan geniales las produjeran.

Por esta razón, en la galería que acompaña la presente nota podrán ver varios consejos del Dr. Navarro para evitar que esto suceda. Para leer la información, seleccionen "ampliar galería" y luego "mostrar texto".