Siempre se habla de que para triunfar en la vida, el secreto es ir tras tu pasión. Suena bonito y, la verdad es que hay millones de casos que lo demuestran.

Sin embargo, ¿qué tan realista es decir que una persona de 18 años sabe exactamente eso que le gusta tanto como para convertirlo en su profesión? Y, si ya pasó el momento de escoger tu carrera universitaria y llevas 10, 15 o 20 años trabajando en algo que no disfrutas plenamente, ¿estás a tiempo para cambiar y perseguir tus sueños? Esas son solo algunas de las preguntas que nos contestó Francisco Valdez, coach y conferencista mexicano, autor del blog www.coachautosuficiencia.com. Durante años, Valdez ha ayudado a personas a encontrar su propósito en la vida.

¿Qué lo motivó a convertirse en coach y orientador vocacional?

Yo descubrí a qué dedicarme casualmente, por una pregunta que un jefe me hizo. Lo que yo había estado haciendo por los últimos 20 años era implementar software, pues estudié informática y administración en México.

Entonces mi jefe me preguntó un día: “¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?”. Lo que más me gustaba, y así se lo dije, era enseñar a otras personas.

Esa pregunta me llamó mucho la atención porque normalmente en las empresas no es común que un jefe te pregunte qué te gusta hacer, más bien te dice lo que tienes que hacer. Siempre había disfrutado enseñar en talleres y capacitaciones, pero fue ahí que decidí formarme como entrenador y coach.

¿Cuáles son los principales errores que cometen las personas a la hora de escoger a qué dedicarse?    

Normalmente los jóvenes que están terminando el bachillerato toman la decisión de ir a la universidad y decir lo que van a estudiar sin estar bien informados de lo que es la carrera y la vida laboral de esa carrera.

Otra cosa es que a veces deciden por presión, porque ya es hora de decidirse, y muchas veces escogen lo que los padres quieren para ellos. Otros escogen porque es lo que estudiarán sus amigos o su pareja; otros se van por lo más fácil: una carrera que puedan estudiar cerca de su casa, que no les cueste tanto y que no parezca complicada. O escogen lo que creen les dejará más dinero.

Muchas veces los adultos necesitan esa misma orientación, ya sea porque escogieron la carrera incorrecta, o porque en algún momento de su vida, tienen ganas de cambiar. ¿Le ha tocado trabajar con adultos en esta situación?

Por supuesto. Esta conferencia va para jóvenes que están terminando el bachillerato porque me di cuenta de que ahí está la raíz del problema. Pero muchos adultos de 35, 40 y 50 años no saben a qué dedicarse, qué les gusta ni para qué son buenos; me he topado con eso. Y es que el dinero no puede ser el móvil, sino una consecuencia.

¿Hay alguna herramienta, un secreto para descubrir a qué debemos dedicarnos en la vida o si estamos en la profesión correcta?

Pregúntate si te apasiona eso que estás haciendo. Esa es una decisión que debe tomarse en base a lo que eres, al tipo de persona que eres y los talentos que tienes. Esto es algo en lo que hago mucho énfasis. Es un error eso que nos decían nuestros padres de “prepárate para que consigas un bien trabajo”.

Lo importante es descubrir para qué eres bueno y qué necesidades hay en el mundo y que tu talento pueda solucionar. Lo que haces debe dársete natural y ser de utilidad para los demás.

Si lo piensas, es lógico: mientras mejor seas en lo que haces y mientras más eso beneficie y ayude a los demás, más te van a buscar para que lo hagas, y más dinero vas a ganar.

El dinero es una consecuencia natural de vivir desde tu propósito.

Afortunadamente, hoy hay carreras que hace 15 o 20 años no existían y que ahora existen. Esa es una nueva oportunidad. Ese es el caso de la gente que trabaja en medios sociales. Hoy todas las empresas están en redes sociales.

¿Cuál es el principal síntoma de que no escogimos la profesión ideal para nosotros?

La infelicidad. En los años que trabajé ayudando a personas a conseguir empleo o a levantar un negocio, ese era el denominador común: no eran felices. Imagínate pasarte ocho horas haciendo cosas que no te gusta hacer, en las que ni siquiera eres bueno, y que solo estás haciendo por suplir una necesidad económica. Otro síntoma de que no estás cumpliendo tu propósito es la queja.

Si te estás quejando mucho de tu trabajo es hora de evaluar. Todo el mundo tiene la obligación de preguntarse si está viviendo desde un propósito. ¿Por qué estoy haciendo lo que hago? ¿Por qué estoy estudiando esto? El porqué es la clave. Mucha gente tiene ideas equivocadas sobre su profesión, el éxito y el dinero. Quiero hacer mención del dinero porque el dinero es una consecuencia natural de estar viviendo desde tu talento, tu propósito.

Todo el mundo nace con un propósito, y tiene una misión que cumplir, un talento que es lo que hay que descubrir. La mezcla de tu talento y lo que necesita el mundo es lo que da como resultado la profesión ideal para ti. Por ejemplo: eres excelente carpintero y la gente necesita donde sentarse. Resuélvele a la gente esa necesidad y dedícate a fabricar muebles.

¿Algún consejo para quienes descubrieron que no están viviendo su propósito y desean dar el salto?

Cuando decidí dejar mi trabajo, un empleo estable y bien pagado, muchos me criticaron. Pero me di cuenta de que no estaba utilizando al máximo mi talento, cumplir un horario no era algo que iba conmigo y ni siquiera los valores de la empresa los compartía. Primero hay que tener un plan.

Es importante saber establecer metas con propósito. Qué quiero, cuándo lo quiero –la fecha es muy importante–. Estuve un año sabático sin poder ingresar dinero a mi casa; tuve la suerte de poder hacerlo, porque para el ser humano es muy importante la seguridad.

Uno se siente seguro en ese empleo en donde cobra los 15 y los 30, pero la verdad es que no existe tal seguridad. Tu jefe puede prescindir de ti en cualquier momento.Ningún empleo es algo seguro. Es importante ser osado, atrevido en la vida.

Es algo que puede ser difícil, pero lo es menos cuando vas tras de tu propósito. Cuando haces lo que amas te cuesta menos levantarte temprano, dar el máximo, ser responsable, tienes una mejor actitud y se empiezan a abrir puertas. Yo he fallado muchos veces, pero no lo veo como fracasos, son experiencias aprendidas. Yo creo en eso de que el único verdadero fracaso es no intentar nada.

Francisco Valdés presentará en el próximo 12 de marzo su conferencia “Descubre a qué dedicarte”, en el Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano, en el Estadio Olímpico Félix Sánchez. Para más detalles: entrar a www. coachautosuficiencia.com o escribe a info@coachautosuficiencia.com

Francisco Valdés presentará en el próximo 12 de marzo su conferencia “Descubre a qué dedicarte”, en el Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano, en el Estadio Olímpico Félix Sánchez. Para más detalles: entrar a www. coachautosuficiencia.com o escribe a info@coachautosuficiencia.com