El Galaxy Note 7 de Samsung ha quedado prohibido en vuelos de diversos países, e incluso es un delito introducirlo en los aviones.