1- Zest.

La tan famosa cocina mediterránea, en este restaurante se convierte en una experiencia interactiva y orientada a la familia. Para el desayuno y el almuerzo ofrecen comidas con autoservicio; mientras que en la noche sirven un menú a la carta. Las reservaciones para el desayuno, almuerzo y cena pueden solicitarlas con su concierge.

2- Verdello.

La cocina siciliana es la protagonista. Al ordenar la entrada, los comensales degustan el tan exquisito pan focaccia recién horneado. Su menú ofrece una amplia variedad de aperitivos para compartir. Cuatro recomendaciones imposibles dejar de probar: la ensalada caprese, los vinos, el limoncello casero y los postres.

3- Doppio Coffee.

Está diseñado para que sus visitantes se relajen mientras disfrutan una gran variedad de cafés, té, té helado, café helado y dulces gurmés. Está abierto todos los días. El visitante paga su orden al momento de recibir el servicio.

4- Wok Wok.

Entrar a este restaurante es atreverse a vivir una  auténtica aventura culinaria asiática. Su original menú incluye sushi, bocadillos, curry, plato fuerte desde cerdo, cordero y pavo, todos acompañados de una promesa: hacer que los comensales se transporten al Lejano Oriente.

5- Sugarcane. 

En este espacio la cocina de mercado hace una gran fusión entre lo saludable y lo delicioso. El menú se prepara por pedido en las cocinas abiertas. Las destrezas de los chefs más el uso de productos locales e ingredientes internacionales transforman estas comidas en experiencias memorables y sabrosas. Hay un comedor privado disponible para bodas y eventos.

6- Vino Vino

Es un piano bar cuya especialidad es el vino. Sus amplios y acogedores salones están diseñados para que sus visitantes disfruten una inolvidable tarde de vino entre conversaciones y buena música, mientras juegan villar. Está disponible todos los días en el horario estelar de 7:00 p.m. a 1:00 a.m.