A ningún dominicano hay que decirle lo sabroso que es un chivo guisado, ni que el desayuno por excelencia en esta tierra caribeña lleva mangú, ni que un sancocho de siete carnes es capaz de levantar a cualquier muerto.

El dominicano disfruta de sus platos típicos. Sin embargo, ¿los conoce bien? ¿Sabe cómo se originaron? ¿Se siente orgulloso de ellos? ¿Los ha convertido en insignia de su identidad en el mundo? Algunas de esas son tareas pendientes, es cierto, pero no por mucho tiempo.

La fundación Sabores Dominicanos y el Ministerio de Cultura dieron a conocer su proyecto Gastronomía RD 20-20, una iniciativa que busca posicionar la gastronomía dominicana como una de las manifestaciones culturales más elevadas del país.

Los líderes de esta plataforma, cuyo eslogan es “Aquí se come bueno”, son Luis Marino López, miembro del consorcio de Sabores Dominicanos; Juan Febles, director de la Escuela de Alimentos y Bebidas A&B Masters, y Bolívar Troncoso, destacado experto en ecoturismo y presidente del capítulo dominicano de la Confederación Panamericana de Escuelas de Hotelería, Gastronomía y Turismo (CONPHET).

Los detalles de Gastronomía RD 20-20 fueron presentados a la prensa y a diversas personalidades del sector culinario local, durante un animado encuentro organizado en las instalaciones de Atracciones el Lago, ubicado en el Parque Mirador Sur.

Allí, mientras los presentes degustaban sencillos pero deliciosos bocadillos criollos, como chulitos de yuca, chicharrón de cerdo, batata asada y empanadas, los anfitriones anunciaron iniciativas como el desarrollo de un marco legal en coordinación con el Ministerio de Cultura, que constituirá la plataforma para establecer políticas públicas que permitan insertar la gastronomía nacional en los planes de desarrollo del país; proponiendo instrumentos que fortalezcan su atractivo turístico.

También se dio a conocer un estudio sobre la situación actual de la gastronomía dominicana, con el objetivo de encaminar un proceso estratégico de desarrollo de los asuntos gastronómicos del país, y el proyecto de formación para los prestadores de servicios culinarios del país, Escuela Itinerante 24/7. A través de ella, se proveerán los conocimientos necesarios para elevar la oferta y diseñar programas de trabajo que impulsen y proyecten la corriente gastronómica dominicana como el importante atractivo turístico que es.

La actividad, que estuvo ambientada con réplicas de puestos de fritura, de pasteles en hoja, colmado y con vendedores ambulantes, sirvió de plataforma para lanzar el portal www.saboresdominicanos.org.do, el cual proveerá información noticiosa y educativa sobre cocina nacional.

En este espacio online los usuarios podrán encontrar propuestas sobre dónde y qué comer,  bibliografía gastronómica dominicana, artículos, actividades, análisis y perspectivas acerca del comportamiento y evolución de la gastronomía local a través del Observatorio Gastronómico, entre otros contenidos.

La velada terminó a ritmo de merengue, con un celebrado brindis de sancocho y con una contundente afirmación: que aunque todos los dominicanos sabemos, debemos seguir compartiendo: ¡aquí se come bueno!