Es común que las personas hablen de los efectos dañinos de la tecnología en los seres humanos, pero siempre vale la pena recordar las grandes ventajas que en muchos casos pueden salvar vidas.

Luego de la presentación de "Google Home", un asistente de Google para el hogar que estará escuchando nuestras órdenes todo el tiempo, la polémica en algunos sectores de la web se desató: ¿De qué serviría en realidad? ¿Para qué tener un dispositivo escuchando cada cosa que dices todo el tiempo? ¿Es realmente útil? 

Siri cuenta también con la función de "estar siempre alerta". Lo único que debemos hacer para despertarla es decir "Hey, Siri", aunque el teléfono esté lejos y la asistente inteligente nos comenzará a escuchar.

Esto seguramente le salvó la vida a una pequeña en Australia. 

Stacey Gleeson se encontraba en su casa con su bebé de un año de edad cuando, a través de un monitor, se dio cuenta de que algo andaba mal. 

Corrió a la habitación en la que se encontraba la niña y lanzó el iPhone que tenía en la mano. Al ver que la bebé no respiraba, Stacey supo que no había tiempo que perder y volver a buscar el smartphone le restaría segundos que, literalmente, podrían significar la diferencia entre la vida y la muerte de su hija.

Por esto decidió usar la función de Siri a distancia: gritó "Hey, Siri, llama a una ambulancia", mientras ella socorría la pequeña. 

Por fortuna, Siri obedeció el comando y enseguida llamó a una ambulancia, la misma que arribó en cuestión de minutos y salvó la vida de la niña. 

Ahora, la hija de Stacey se recupera satisfactoriamente. 

En dispositivos Android también existe un comando similar impulsado por Google Now: hablamos del ya bien conocido "Ok, Google". 

Getty Images

Foto:

Siri ayuda a una niña a salvar a su madre

En 2014 ocurrió un acontecimiento similar, pero esa vez se trató de una niña de 2 años que salvó a su madre gracias a Siri. 

Cuando la mujer se desmayó, la pequeña decidió pedirle ayuda al asistente de Apple, que inmediatamente mandó una ambulancia. 

La madre sufría de una rara condición que le provocaba desmayos al levantarse con excesiva rapidez. Así sucedió aquel día, pero el desmayo esta vez hizo que se golpeara al caer al suelo. 

Por suerte, Siri estuvo ahí para ayudar.