Hisao Tanaka, presidente y director ejecutivo de Toshiba, renunció este martes tras revelarse un escándalo de corrupción dentro de la compañía.

De acuerdo con un comunicado, la empresa que fabrica aparatos electrónicos descubrió, mediante una investigación interna independiente, que Tanaka exageró el reporte de sus beneficios durante los últimos siete años por un total de 151 mil 800 millones de yenes (unos mil 220 millones de dólares).

Toshiba reconoció que desde 2008 encubría cuentas en diversas divisiones de la marca, tales como los microprocesadores y las computadoras personales que han sufrido problemas financieros. Además, la división de energía nuclear de la empresa nipona también exageró reportes financieros. ¿La razón? La crisis que se desató luego del desastre nuclear de Fukushima en 2011.

Hisao, junto a otros directivos, realizó una pronunciada reverencia ante los medios de comunicación en una conferencia de prensa realizada este martes en Japón como un símbolo de vergüenza, arrepentimiento y remordimiento. El vicepresidente Norio Sasaki y el asesor Atsutoshi Nishida junto a otros seis directivos también dimitieron de sus cargos.

Masashi Muromachi, hasta entonces director de la junta, será quien asuma el cargo de presidente hasta que se designe a un sustituto; asimismo, Toshiba aseguró que será en septiembre próximo cuando convoque a una reunión de accionistas y revele un informe financiero fidedigno.