El baño del futuro ya está aquí. Todo gracias a Internet.