La Dolcerie celebró su primera década abriendo las puertas de su renovada sucursal de Piantini, la cual pasa a ser la más grande tras la ampliación de sus espacios y el cambio de estructura.

Esta novedad viene de la mano de un cambio en el menú que incrementa su oferta gastronómica, haciéndose más atractiva para sus comensales.

“Tenemos una renovación total. Ahora los espacios son diferentes y más amplios, con la misma calidez que identifica a la Dolcerie. El menú de igual manera ha crecido y ha sido trabajado de manera especial para complacer a todo tipo de paladar”, manifestó Natalia Hernández, propietaria de La Dolcerie. El menú del restaurante ahora es más variado. Su actualización estuvo a cargo de su chef ejecutivo Rafael Planelles.