Cuando estás embarazada, la gente te avisa de todo lo que te va a ocurrir. Lo poco que vas a dormir, lo difícil que será amamantar, puede ser que sufras depresión posparto, lo que vas a tardar en perder el peso extra… Sin embargo, hay un tema del que casi nunca escuchas hablar: cómo afecta un bebé a la relación de pareja.

Es normal que los padres se sientan un poco ansiosos o nerviosos con la llegada del bebé, y más cuando se trata de padres primerizos. Según la psicóloga Luz Marina Martínez, durante esta etapa la comprensión que el marido vaya a tener hacia la futura mamá debe ser fundamental para que el proceso de crianza marche bien durante los primeros meses y para que la relación también se mantenga estable.

Alimentación

No hay nada mejor que una buena alimentación para recuperar la silueta tras dar a luz, y se debe apoyar a la mujer. Para ello, lo necesario son las proteínas para reparar los tejidos, lípidos para obtener energía, glúcidos para el tono, fibras para mejorar el tránsito intestinal y minerales y oligoelementos. En resumen, una alimentación sana contiene los elementos esenciales que ayudarán a combatir la fatiga. Todas las comidas deben incluir piezas de fruta y verdura, féculas, carnes, pescados y productos lácteos. El hombre puede consentir a su esposa llevándole su comida o estando pendiente de su alimentación.

Intimidad

Durante el embarazo y el parto, el perineo (la estructura de ligamentos y músculos que garantizan la sujeción de los órganos en la zona de la pelvis) sufre ciertas agresiones. De ahí, que tras el parto se deba cuidar la zona íntima. Se recomienda a todas las mujeres que hayan dado a luz de forma natural y también por cesárea, que deben esperar cierto tiempo, el que recomiende el médico, para que la pareja pueda empezar a disfrutar de una vida sexual satisfactoria.

El hombre debe ser comprensivo con la espera y mientras tanto, puede emplear caricias y gestos de afecto para su esposa. Lo más probable es que haya que esperar 40 días. Si a ella le cuesta volver a reiniciar esta etapa, como pareja, hay que motivarla y ser paciente.

Nivel psicológico

La psicóloga aconseja que como pareja deben aprender juntos a cuidar al bebé. Pueden leer libros sobre el cuidado de recién nacidos. Por su parte, la mujer debe dejar que el papá le ayude con el cuidado del bebé y que no trate de hacer todo ella sola. Otra cuestión es pasar tiempo juntos, solo los dos; pueden salir a caminar o a cenar. Pidan a alguien de su confianza que cuide al bebé durante una o dos horas. El hombre debe hablar con su pareja. Hablar de sus sentimientos puede evitar que ambos se sientan dolidos y frustrados si se han alejado un poco.

Actividad física

En función de la mujer y de sus condiciones físicas, el cuerpo se sobrepone más o menos rápido al parto. No obstante, lo más común es tener que esperar entre uno o dos meses, y mientras la pareja puede motivarla a que volverá a ser la misma de antes, que tenga paciencia y que una vez que pueda ejercitarse, cuide que su entrenamiento sea suave.

Si la mujer fue sometida a cesárea, será el ginecólogo quien le dé luz verde para empezar a practicar deporte. Con la motivación de su pareja, en casa, pueden realizar algunos ejercicios sencillos para tonificar músculos que se han debilitado durante el embarazo o para ir perdiendo peso de un modo armonioso y duradero.