Agnes Hedengard está bajo su peso clínico, pero las marcas de ropa la han rechazado por ser “demasiado grande”.

Por temor a ser incluidas en listas negras, las modelos de pasarela no suelen hablar acerca de las presiones por mantenerse –a menudo–  demasiado delgadas con el fin de ajustarse a las normas esperadas de la industria de la moda.

Pero la modelo sueca Agnes Hedengård no quiere seguir manteniendo su boca cerrada. Hace unos días, publicó un video en YouTube llamado Demasiado gorda para la industria.


“Ya no consigo trabajo debido a que la industria cree que soy demasiado gorda”, dice la joven de 19 años, quien, con un índice de masa corporal de 17.5, está médicamente baja en peso.

“Creen que mi trasero es demasiado grande y piensan que mis caderas son demasiado amplias. De acuerdo con la industria del modelaje, no se puede tener este aspecto. Tienes que ser más delgada”, continúa la modelo, vestida con sólo su ropa interior.


El video, que fue publicado el 24 de agosto, se difundió con más de tres millones de visitas y más de 2,000 comentarios.

Hedengård le cuenta a metro sobre la vida real de una modelo y por qué la industria tiene que cambiar.

“Creen que mi trasero es demasiado grande, y piensan que mis caderas son demasiado amplias. De acuerdo con la industria del modelaje, no se puede tener este aspecto”.

¿Cómo llegaste a ser modelo?

– Me descubrieron en un festival local en el 2010. Yo tenía 15 años en ese momento.

¿Por qué grabaste el video?

– Hice este video porque quería que la gente supiera qué tan enferma es la industria y por qué algo tiene que cambiar, ya que una gran parte de la industria de moda cree que un cuerpo como el mío es “demasiado grande”.

¿Esperabas que se volviera viral?

– ¡De ningún modo! Pensé que tal vez mi mamá o mi papá le daría un “me gusta” al video, pero nada más que eso.

¿Siempre te han pedido bajar de peso?

– Más o menos. Siempre hay gente en la industria de la moda que no están satisfechos con tu apariencia. Lo escuché por primera vez cuando tenía 17 años, de diferentes agencias extranjeras y clientes.

¿Por qué las modelos tienen que ser tan delgadas?

– No sé, la verdad. La única vez que deberían tomar medidas es cuando los clientes van a ajustar la ropa a tu talla, en lugar de hacer que tú cambies para ajustarte a la ropa.

¿La industria te volvió insegura acerca de tu cuerpo?

– Sí, mucho. Hubo momentos en los que no comía nada porque pensaba que era demasiado gorda, y tenía que bajar de peso.

¿Qué comías durante un día típico, y un día previo a  un casting?

– Algo de pollo y aguacate. Y antes de un castin solía comer tal vez una barra de proteína.

¿Sentiste presión por parte de tu agente para bajar de peso?

– Sí. A veces me afectaba tanto que resultaba en un ataque de pánico. El peor sentimiento fue cuando supe que no tenía las medidas correctas y que tenía que presentarme a un cliente importante al día siguiente.

¿Alguna vez sufriste de anorexia o bulimia?

– No, nunca, pero sí tuve pensamientos anoréxicos. Pensamientos donde yo me encontraba más grande de lo que realmente soy. Veo una imagen muy diferente de mí misma en el espejo, y supongo que eso no es tan normal.

¿Fuiste testigo de muchas modelos que sufrían de trastornos alimenticios?

– Yo no lo vi, pero he oído historias y algunas modelos me contaron de lo que les sucedía en sus agencias. Hay muchos trastornos de alimentación. La gente está obsesionada con este extraño ideal que ha estado en la industria desde hace mucho tiempo, pero nadie realmente tiene el valor de decir nada al respecto. ¡Lo que necesita la industria de la moda es un gran llamado de atención!