Las aplicaciones más populares en occidente tienen su doble en Asia. Así es, la mayoría de las aplicaciones que conocemos tienen un rostro, nombre y logotipo distinto al que vemos todos los días. Las similitudes y diferencias varian, pero en concreto, estas aplicaciones son una copia fiel de Facebook, WhatsApp y otras famosas redes sociales.